Seguidores

sábado, 5 de noviembre de 2011

Autores de cerca - Anabel Botella


ANABEL BOTELLA: autora de Ángeles desterrados, novedad de Nowevolution



Para empezar a conocernos, ¿Quién es Anabel Botella?

Anabel Botella es una mujer de 40 años (a punto de cumplir los 41, concretamente el 3 diciembre). Soy madre, actriz, hermana, amiga, hija, compañera, lectora, escritora, pero sobre todo me gusta ser mujer y todo lo que conlleva.

Ángeles desterrados es la segunda novela que escribí, tras un año intentado que me editaran mi primera historia. Con la primera novela la editora de Destino juvenil estuvo muy interesada, aunque no para publicarla en este sello, sino para que la publicaran en Oxford, la línea escolar. La editora me aseguró entonces que estaban muy interesados en publicarla, pero que tenía que reducirla 50 páginas. Después de hacer todo el trabajo la respuesta fue una de las tantas negativas que he recibido. No te puedes imaginar la de lágrimas que derramé.

Con esta segunda novela, un día que iba en el coche con mi pareja , tuve la visión de una pareja de enamorados huyendo de la muerte, pero estos enamorados eran un poco especiales, eran ángeles desterrados. Así fue cómo surgió la primera idea, que fui madurando durante algunos meses hasta tenerla clara. Ante todo soy una escritora de brújula, pero me gusta saber quienes son los personajes principales y cuáles son sus motivaciones. Gran parte de esta novela la situé en Águilas, mi pueblo, un lugar que conozco bien. No quería trasladar la acción a Nueva York, Los Ángeles o París, sitios que no conozco. Quería que los lectores leyeran una historia en un sitio que puedan ubicar.

Además de estas dos novelas, tengo empezada la primera parte de una trilogía de fantasía juvenil, una distopía, y este año terminé una novela realista cuya primera parte está ambientada en Afgnistán. Esta última novela que he escrito fue una especie de encargo de un editor que me comentó que había leído mis novelas, pero que ninguna de las que tenía cuadraban en su fondo editorial. Me ofreció la posibilidad de publicarme si yo tenía alguna realista en el cajón, así que desempolvé una idea que me rondaba por la cabeza y me puse a escribir dos capítulos. Se los envié y enseguida me contestó que la trama le gustaba mucho, pero que quería una novela en tercera persona, en vez de en primera como yo la había escrito, que tuviera 12 capítulos y unas 250 páginas. Tras mantener una reunión con él en Madrid, se mostró muy interesado por la propuesta que le hice, pero que necesitaba leer algún capítulo más. Me aseguró que serían tiradas de 2000 ejemplares. Cuando le envié el tercero recibí una llamada el 22 de Diciembre, a las 9:30 de la noche diciéndome que quería publicarme. La sorpresa fue mayúscula y emocionante. ¡Sólo me quedaban 9 capítulos por escribir!, pensé, pero soy muy disciplinada y todas las tardes me pongo a ello. A primeros de marzo, como le prometí en su día, se la envié completa. Durante meses recibía correos comentándome que le gustaba mucho la historia, pero me fue dando largas, hasta que a finales de agosto me dijo que la editorial iba mal y que necesitaba recuperar el dinero invertido y que estaba dispuesto a publicarme en Ebook. Finalmente decliné la oferta porque no fue el acuerdo al que llegamos en su día. Entiendo sus motivaciones y razones, pero yo no quería publicar sólo en Ebook. Ahora la está valorando el editor de Nowevolution.

Y por último estoy escribiendo un trhiller, que me tiene en tensión parte del día.

¿Cuándo empezaste a escribir? ¿Puedes contarnos qué fue y qué te motivó a hacerlo?

Empecé a escribir hace cosa de seis años y medio, después de terminar la novela de una amigo mío. Siempre he tenido pavor a escribir, aunque era un sueño que tenía desde pequeña, y es más, cualquier cosa que tuviera que escribir le comentaba a mi pareja que lo hiciera por mí. Supongo que es un trauma que tengo de pequeña. Soy zurda, pero algún profesor se empeñó en que fuera diestra y me pegaba en la mano para que escribiera con la derecha. Con siete años apenas sabía escribir y tenía graves problemas para leer, así que es posible que aquello me produjera una dislexia. Equivoco letras y tengo que pensar en muchas ocasiones cómo se escriben las palabras porque me cuesta. En otras ocasiones me bloqueo con una palabra y tengo que deletrearla antes de escribirla. Esto me pasa más cuando escribo a mano.

Pero hace seis años y medio algo hizo clic en mi cabeza y quise escribir una historia. La novela de este amigo acababa en recuerdo de una hija que se murió en un accidente, una chica a la que le gustaba escribir. Un día tuve un sueño con esta chica y es como si me hubiera soplado al oído que tenía que cumplir su sueño de escribir, y por tanto también el mío. Me compré un portátil... y así fue cómo me puse a escribir, gracias a una novela que leí, un sueño y una de las miles de ideas que tengo en mi cabeza y que no me atrevía a llevar a cabo.

¿En qué te inspiras a la hora de escribir tus novelas?

Me inspiro en cosas cercanas, en mi hijo (hay dos personajes de dos novelas diferentes que están inspirados en él), en mi pareja (muchas conversaciones y frases que utilizo suelen ser mías y de él), en las conversaciones que escucho por la calle, en las que veo por la tele. Primero me viene una idea y le doy vueltas y vueltas hasta que la cosa va cuadrando. Apunto personajes y hago una composición de cada uno. Cuando tengo los personajes más o menos claros me pongo a escribir. A veces sucede que los personajes se me rebelan y tengo que replantearme algunas cosas, pero siempre suelo saber adónde quiero llegar.

¿Tienes algún lugar especial para escribir? ¿Una manía?

Suelo escribir en una mesa que tengo en mi habitación, este es mi pequeño espacio, pero al principio escribía en la cocina con un ventilador para no morirme de calor. Pero escribir en la cocina me resultaba incómodo porque siempre llevaba 2 diccionarios a cuestas, la música que quería escuchar, el ordenador y todas las notas que tenía. Con el tiempo, cuando supe que quería escribir me compré una mesa donde tengo la foto de mis dos chicos, unos CD's, dos muñequitas, una Afrodita A (de mayor quiero ser como ella) y un montón de libros que tengo que reseñar.

Tengo pocas manías para escribir. Me gusta escuchar música, el aroma a incienso (cosa que mi pareja detesta) y un té con leche. No me gusta el café, así que suelo tener una taza de té humeante mientras escribo. Con las primeras novelas solía ponerme anillos porque pensaba que me daban suerte.

¿Cuánto tardaste en escribir Ángeles desterrados?

La novela la empecé un 17 de octubre del 2007 y la terminé un 14 de febrero del 2008, aunque antes de ponerme con ella estuve como varias semanas con la idea en la cabeza hasta que un día, de camino al colegio de mi hijo surgieron las primeras palabras de la novela. En cuanto llegué a casa, le hice la merienda a mi hijo y me puse a escribir esta historia. Todas las tardes me ponía a escribir. Suelo ponerme desde las 17:30 hasta las 21:30 o las 22:00.


¿Es difícil decidir el nombre de los personajes de tus obras?

Depende. El nombre de María, Maer-Aeng lo supe enseguida. El de Keilan me costó un poco más. Por aquella época veía una serie que me gustaba mucho: Kyle XY y haciendo una combinación de letras encontré el nombre de Keilan. El de Grunontal se lo puse, y sé que es una chorrada, por una alfombrilla que tenía de un medicamento y de una multinacional farmacéutica (Grünental). Me sonaba terrible y fuerte, el tipo de mujer que quería para la novela. Los demás fueron surgiendo conforme avanzaba con la historia. A veces leo una palabra en una camiseta y me digo: así se va a llamar mi personaje, o le pongo nombres de gente que conozco. En esta novela están los nombres de mis hermanos y de algunas amigas.

Para finalizar, ¿tienes algún nuevo proyecto en mente?

Sí, estoy escribiendo un trhiller, que espero acabar en Noviembre. Es una historia que me tiene en tensión por todo lo que quiero contar en la novela, pero creo que es mi mejor novela. También me gustaría publicar Bailando a solas, la novela realista que me dejó colgada este editor (también le agradezco que confiara en mí y me enviara aquel correo hace ya un año, con aquellas palabras tan estupendas que me dedicó). Es una historia de superación, de esas que te emocionas desde que empiezas a leer hasta que acabas. Estoy buscando también un agente literario que no me deje colgada como ya lo hiciera Pontas Agency hace un año.

Muchas gracias por tu tiempo, Anabel. Te deseo lo mejor en tu carrera literaria.

Muchas gracias a ti por interesarte por mi novela. Como digo, este deseo que me ofreces espero que se cumpla. Yo seguiré luchando por mostrar mis historias.

2 comentarios:

  1. La verdad es que la entrevista es super completa, enhorabuena por esta pedazo entrevista.

    ResponderEliminar