Seguidores

domingo, 20 de junio de 2010

Eco de luz - Cap 11

CAPÍTULO 11: DONES (JASPER)

Cuando entramos en casa una oleada de recuerdos vinieron a mí. Hacía meses que no entraba allí, hacía meses que hacía estado allí con Alice, pisando este mismo suelo.
Pero ahora tenía que centrarme en Danielle, mi dolor no podía volver a aflorar. Tenía que hacerla feliz. Así que me senté en el sofá a su lado y la cogí la mano para demostrarla mi apoyo antes de decir nada.
Todos estaban en silencio y la miraban como esperando algo así que fui yo quien rompió el hielo.
- Bueno, ellos son mi familia… Ahora, y según lo que ha dicho Edward, tendrás un montón de dudas. Pregunta lo que quieras… - la dije suavemente.
Danielle puso una cara de asombro que ni yo mismo me la esperaba. Pero era normal, ella no sabía que Edward podía saber lo que estaba pensando. Sólo esperaba que se lo tomara bien, o por lo menos no muy mal. No sabía que decirla para que no pensara que era idiota por no haberla avisado, pero con las prisas se me había olvidado por completo prevenirla. Y ya de paso la podía haber dicho lo de Nessie…
Edward nos miraba conteniendo claramente la risa. Seguro que mis pensamientos le estaban haciendo gracia. Así que le pedí que me dejara contárselo a mí, pero antes de que dijera nada ya estaba hablando.
- ¿Tan poco hace que la conoces que ni siquiera la has contado lo de los dones? Porque la pobre lo está flipando conmigo. – dijo con una sonrisa de suficiencia mientras se despeinaba el pelo.
- Sí, dones… -siguió Edward contestando a alguna pregunta mental de Danielle.- Pero será mejor que te lo cuenta Jasper…
Entonces ella me miró y no pude más que sonreír por la carita de asombro que tenía.
- Danny, ¿te acuerdas del ataque de pánico que te dio cuando te dije que había prometido a Emmett venir a verlos? ¿Y te acuerdas de lo pronto que te calmaste? Como si algo te obligara a hacerlo…
- Sí, pero…- intentó decir interrumpiéndome.
- Shhh… Ahí está mi don… Puedo sentir los estados de ánimo de los que me rodean y cambiarlos a mi antojo. – le dije suavemente.
Había sido un poco brusco, pero creo que claro y conciso, así que seguí con la parte más peliaguda entes de que recuperara el habla.
- Y Edward… Bueno, él puede leer los pensamientos de la gente… Y parece que los tuyos le han divertido…
Ahí si que la noqueé del todo. Pobre. Si todavía fuera humana seguro que se habría desmayado o algo, porque con la cara que puso. Se me quedó mirando por unos segundos y luego miró a Edward horrorizada. Este se rió fuertemente y tuve ganas de darle una buena patada por ello. Eso no la ayudaría a comprender… De repente noté como la vergüenza se apoderaba de su cuerpo así que la abracé intentando tranquilizarla con mi don mientras pensaba qué recuerdos la harían ponerse así.
- No te preocupes… no estoy las 24 horas del día pendiente de lo que pensáis… - la dijo Edward para tranquilizarla.
Cuando se tranquilizó algo nos preguntó por los dones de los demás y Carlisle la explicó que no todos tenemos uno. Además, la relató lo que Bella y Nessie podían hacer, lo que la dejó aún más descolocada.
Yo seguía abrazándola y enviándola olas de tranquilidad, pero aún así sentía su nerviosismo.
Fue Emmett quien rompió la tensión con otro de sus chistes.
- Por lo que parece mi nueva hermanita no tiene ningún poder especial- se mofó Emmett.
- ¿Hermanita? ¿Yo?- preguntó ella sorprendida
- Claro… Las parejas de mis hermanos son mis hermanas ¿no? – la contestó Emmett de forma tan sincera que tuve que darle las gracias por su gesto. Esto dejaba claro mis dudas, Danny era aceptada por mi familia.
No deduje esto sólo por la frase de Emmett, sino porque toda mi familia nos miró asintiendo y sonriéndonos. Una gran felicidad me inundó junto con una agradable sensación de paz. Hacía tiempo que no me sentía tan bien.
Pero de pronto la tensión volvió a llenar la sala. Esta vez procedía de Bella, quien todavía miraba a Danielle con recelo.
- He notado que te has fijado en mi hija… -dijo Bella con un tono algo amenazante.
- Sí… Y lo siento… He sido muy maleducada… Pero es que Jasper me comentó que era hija vuestra y no entiendo muy bien cómo… bueno, porque ella no es vampiro… ni humana… - contestó Danielle con un deje de miedo en la voz.
- Ahh… Yo soy una híbrida… es decir, mitad vampiro mitad humana…- contestó la propia Nessie- Mamá todavía era humana cuando me tuvieron…
Era una niña encantadora… Bueno, toda una mujer… Que si me oía lo de niña seguro que se enfadaba conmigo…
Edward volvió a reír ante algún comentario mental de Danielle y la contestó, pero no presté mucha atención porque mi hermano era así, hablaba mentalmente con la gente y nosotros no nos enterábamos de nada.
- ¿Alguna duda más?- la preguntó Rosalie sonriendo, lo que me hizo querer agradecerle a Rose su amabilidad. Aunque en verdad parecía que se caían bien por la manera en que Danielle la miró.
- No, por ahora no…
- Bien- la dije levantándome del sofá- ¿Quieres que te enseñe la casa, tu nueva casa?
- Mi casa… -dijo yo emocionada

1 comentario:

  1. Muy buena me está encantando. Me da un poco de pena que no este Alice, pero ya me está cayendo requete bien Danielle. Seguiré leyendo!!

    ResponderEliminar