Seguidores

domingo, 20 de junio de 2010

Eco de luz - Cap 10

CAPÍTULO 10: DONES (DANIELLE)

Entramos en la casa de la familia de Jasper y nos acomodamos en el gran salón. Me llamó la atención lo exquisitamente decorado que estaba, con tonos claros donde predominaba el blanco. No sé porque la decoración llamó mi atención, teniendo en cuenta lo maravillosa que era la de la pequeña cabaña donde se exiliaba Jasper.
Tras un breve silencio en el que todos me miraron, Jasper, que estaba sentado a mi derecha en el gran sofá blanco y me tenía cogida la mano, se volvió hacia mí:
- Bueno, ellos son mi familia… Ahora, y según lo que ha dicho Edward, tendrás un montón de dudas. Pregunta lo que quieras…
¿Según lo que ha dicho Edward? ¿Qué sabía él de mí? ¿Lo que quiera? Algunas cosas podrían resultar algo groseras.
Edward me miraba divertido y antes de que pudiera pensar una pregunta educada y con sentido habló dirigiéndose a Jasper.
- ¿Tan poco hace que la conoces que ni siquiera la has contado lo de los dones? Porque la pobre lo está flipando conmigo. – dijo con una sonrisa de suficiencia mientras se despeinaba el pelo.
¿Dones? ¿Qué demonios eran…?
- Sí, dones… -siguió Edward.- Pero será mejor que te lo cuenta Jasper…
Miré hacia Jasper, vi que tenía una gran sonrisa y me relajé inmediatamente.
- Danny, -comenzó él- ¿te acuerdas del ataque de pánico que te dio cuando te dije que había prometido a Emmett venir a verlos?- Al ver que yo asentía con la cabeza siguió hablando- ¿Y te acuerdas de lo pronto que te calmaste? Como si algo te obligara a hacerlo…
- Sí, pero…
- Shhh… Ahí está mi don… Puedo sentir los estados de ánimo de los que me rodean y cambiarlos a mi antojo. – me soltó sonriendo.
Yo me quedé paralizada de la sorpresa. Así que había sido él quien me había tranquilizado. Ese día lo hizo por dos veces y yo no noté nada raro…
Pero la voz de Jasper interrumpió mis pensamientos.
- Y Edward… Bueno, él puede leer los pensamientos de la gente… Y parece que los tuyos le han divertido…
¿Qué lee los pensamientos? O sea, sabe lo que siento por Jasper y acaba de ver cuando Emmett nos interrumpió… Mierda, otra vez… Voy a tener que controlarme un poquito delante de él… Aunque claro, no todo es malo, por lo menos ha evitado que Bella me hiciese papilla hace unos minutos…
La risa de Edward me sacó de mis ensoñaciones y de repente sentí una gran vergüenza… Jasper lo notó y pasó su brazo por mis hombros apretándome contra su cuerpo.
- No te preocupes… no estoy las 24 horas del día pendiente de lo que pensáis…
Yo estaba flipando y sólo se me ocurrió preguntar por los dones de los demás.
Esta vez fue Carlisle el encargado de hablar.
- No todos tenemos dones. No es algo habitual. Bella posee un escudo mental que evita que Edward la lea el pensamiento, entre otras cosas, y Nessie, al contrario, puede hacer que tú veas lo que ella está pensando con solo tocarte. Los demás somos “normalitos”.- y concluyó esto con una carcajada que fue imitada por todos al ver mi cara de sorpresa.
- Por lo que parece mi nueva hermanita no tiene ningún poder especial- se mofó Emmett.
- ¿Hermanita? ¿Yo?- dije sorprendida
- Claro… Las parejas de mis hermanos son mis hermanas ¿no? – dijo él como si resultara obvio, a lo que Jasper respondió con un “Gracias Em”.
Así que yo era parte de su familia… de la familia de Jasper… Era más de lo que nunca hubiera soñado… Era todo lo que siempre imaginé… Alguien con quien pasar mi vida… Y si encima eran tan buenos como Jazz… Bueno, aunque sólo fueran la mitad que él…
- He notado que te has fijado en mi hija… -dijo Bella con un tono algo amenazante.
- Sí… Y lo siento… He sido muy maleducada… Pero es que Jasper me comentó que era hija vuestra y no entiendo muy bien cómo… bueno, porque ella no es vampiro… ni humana… - dije yo algo insegura.
- Ahh… Yo soy una híbrida… es decir, mitad vampiro mitad humana…- contestó la propia Nessie- Mamá todavía era humana cuando me tuvieron…
Yo me quedé sin habla… A mi todavía me costaba acercarme a los humanos sin matarles y él había podido acostarse con ella… Era alucinante su fuerza de voluntad…
Ante mis pensamientos Edward se rió y me dijo que no había sido nada fácil.
Parecía que su familia estaba acostumbrada a estas conversaciones unilaterales porque no dio importancia a su frase.
- ¿Alguna duda más?- me preguntó Rosalie sonriendo
- No, por ahora no… - la contesté yo animada y devolviéndola la sonrisa.
- Bien- dijo Jasper levantándose- ¿Quieres que te enseñe la casa, tu nueva casa?
- Mi casa… -dije yo susurrando

No hay comentarios:

Publicar un comentario