Seguidores

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Reseña: El valle del arco iris, de L. M. Montgomery


EL VALLE DEL ARCO IRIS

Autora: L. M. Montgmomery
Páginas: 304
ISBN: 978-84-15943-47-1
Formato: rústica con solapas
Editorial: Toromítico
Precio: 15’95€


Sinopsis: Tras regresar de un largo viaje por Europa con su amado Gilbert, Ana descubre que ha habido muchas novedades tanto en Glen como en la propia Ingleside. Convertida ya en una mujer madura y disfrutando de su matrimonio, Ana es madre de seis traviesos niños que han heredado la imaginación y las ganas de buscar aventuras de su madre. Estos chicos y chicas ya han encontrado un lugar especial para ellos, el Valle del Arco Iris, pero no pueden ni sospechar las cosas que ocurrirán cuando otra familia se mude a la vieja mansión que se encuentra en las cercanías.
El clan de los Meredith, los nuevos vecinos, está compuesto por dos chicos y dos chicas, a los que se unirá la pequeña Mary Vance, una niña que ha huido del orfanato y a la que los chicos Meredith deciden dar cobijo en su granero. Salvar a la huérfana será la primera de las aventuras que vivirán todos juntos. John Meredith, el nuevo pastor de Glen, que perdió a su mujer y educa a sus hijos de un modo poco ortodoxo, también terminará por abrirse al amor en su nuevo hogar.


Opinión personal: El valle del arco iris ha sido una obra que me ha gustado mucho. La portada es preciosa, al igual que la edición, con multitud de ilustraciones que nos ayudan a imaginarnos a los personajes y escenarios. Vamos llegando al final de la serie y es algo que me alegra y apena a la vez. 
La trama da un nuevo y dramático giro al centrarse en las aventuras y vivencias de los hijos de Ana en lugar de en ella misma, algo que refresca totalmente la historia y la hace muy atractiva. Entramos, por tanto, de nuevo en un mundo mucho más juvenil, dejando atrás las vicisitudes de Ana y Gilbert como pareja madura para dar paso a una nueva generación plagada de acción y aprendizaje. Me ha gustado mucho este nuevo enfoque, que concluirá en el siguiente y último título de la serie. La narración sigue siendo muy fluida y detallista, algo muy característico de la autora. 
Los personajes están brillantemente dibujados a través de abundantes descripciones que nos llevan a conocer a un variado grupo de secundarios que tienen gran peso en la historia, dándola mucho realismo y dinamismo. Me ha gustado mucho esta obra por la gran variedad de caracteres que encontramos, que casan perfectamente entre ellos en todo momento, haciendo un gran retrato de la sociedad de la época. 
Finalmente, los escenarios están de igual forma muy bien dibujados, transportando al lector hacia un pasado cercano en el que aprenderá y disfrutará a partes iguales. 


Autora: Lucy Maud Montgomery. Escritora canadiense universalmente conocida por la serie de novelas que narran la vida de Ana Shirley, nació en 1874 en Clifton (actualmente New London), una pequeña ciudad de la Isla del Príncipe Eduardo (Canadá). Tras la muerte de su madre, cuando ella contaba menos de dos años de edad, su padre decidió dejarla a cargo de sus abuelos maternos, en Cavendish, para irse a vivir al oeste del país, donde volvió a casarse. De sus abuelos recibió una educación muy estricta, aunque dicha situación —crecer sola en la casa de dos personas mayores— estimuló su imaginación, provocando la chispa que le haría crear el personaje de Ana Shirley. Completó su formación en el Colegio Príncipe de Gales, en Charlottetown, y entre 1895 y 1896 estudió literatura en la Universidad de Dalhousie, en Halifax, Nueva Escocia. En 1898, tras haber trabajado como maestra en varias escuelas, regresa a Cavendish para cuidar de su abuela, que había quedado viuda. Se casó con Ewan Macdonald, un ministro presbiteriano, y se mudó a Ontario, donde su marido se hizo cargo de una iglesia. La pareja tuvo tres hijos: Chester Cameron, Stuart y Hugh Alexander, quien murió al nacer, en 1914. El resto de su obra la escribió fuera de Prince Edward Island, ya que después de su matrimonio nunca regresó en vida. Falleció en Toronto en abril de 1942 y fue enterrada en el cementerio de Cavendish, cerca del lugar en el que creció. Es en 1898, al regresar a Cavendish para cuidar de su abuela, cuando comienza a escribir los relatos que darían lugar a su mayor creación: la serie de Ana Shirley (ocho libros que narran su vida, desde la niñez hasta la edad madura). El primero de ellos, Ana, la de Tejas Verdes (Anne of Green Gables), publicado originalmente en 1908, narra la llegada de la inteligente y deslenguada Ana —a la que el propio Mark Twain consideró la niña imaginaria más encantadora que se había creado desde la inmortal Alicia de Carroll— a su hogar adoptivo en Avonlea, un pueblecito (ficticio) situado al norte de la Isla del Príncipe Eduardo. Tejas Verdes, la propiedad de Marilla, su madre adoptiva, será el centro de su universo infantil y el lugar donde, al fin, podrá sentirse parte de una familia.

Puntuación



1 comentario:

  1. ¡Hola!
    Le tengo unas ganas enormes a esta serie de libros. Las portadas al igual que la edición de los libros son preciosas.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar