Seguidores

lunes, 10 de agosto de 2015

Autores de cerca: Merche Diolch


Merche Diolch



Para empezar a conocernos, ¿Quién es Merche Diolch? 
Merche Diolch es madre de un niño de tres años, cuatro ya en septiembre —¡cómo pasa el tiempo!—; compañera de un hombre de gran imaginación ya que cuando me quedo atascada en alguna escena, ahí está para ayudarme; lectora empedernida; bloguera desde hace bastante tiempo en Yo leo RA; lianta en mayúsculas para organizar eventos literarios —o por lo menos eso dicen mis amigas— como el Encuentro RA y escritora o autora, como queráis llamarlo... No es que esta última faceta sea la de menor importancia pero como todavía me cuesta asumirla, me acuerdo de ella tarde... 
La escritora no nació hace mucho, y si miro hacia atrás incluso puedo decir que me pilló por sorpresa, es por ello que en mi mochila llevo solo publicados algunos relatos románticos que forman parte de antologías —y uno infantil—  y dos novelas cortas, ¿Por qué no? y Fuego Rojo. La primera, la del "pequeño cupcake", cruzó el charco hace ya un año, siendo publicada en Chile, cosa que me hizo mucho ilusión y que todavía me hace sonreír.
Ahora llega Encrucijada, mi niña bonita. Una obra que le tengo mucho cariño y que ha conseguido ocupar un sitio de honor por todo lo que ha tenido que pasar para llegar a ver la luz. Creo que le va en la naturaleza ya solo por la temática que trata: distopía, romántica, con alguna dosis de ciencia ficción y de crítica social. Y espero de corazón que a vosotros también os conquiste.


¿Cuándo empezaste a escribir?
Como os digo más arriba, no hace mucho tiempo. Me pilló más bien de sorpresa. De joven escribía en un diario o de vez en cuando expresaba lo que se me cruzaba por la cabeza en un papel que acababa en la papelera pero con el tiempo, mucho tiempo,  empecé a relacionarme con gente de internet. Participé en un blog juvenil donde conocí lectores afines y a una amiga que me animó a escribir, y así me atreví a empezar y a acabar una historia, a la que siguieron otras. 


¿Puedes contarnos qué fue y qué te motivó a hacerlo?
En el blog juvenil, Juvenil Romántica, donde colaboraba en el foro, se puso en marcha un concurso que llevaba Moruena Estríngana, amiga y gran escritora, para conseguir un pack de libros donde se pedía que te imaginaras qué harías tú en una determinada escena. No pensaba participar, y de hecho no participé, pero acabé enviándole a Moruena lo que había escrito y ella fue la que me animó a que escribiera.
Le hice caso, por lo que la culpable es ella de que desaparezca detrás de una pantalla cada noche ;-)


¿En qué te inspiras a la hora de escribir tus novelas?
En muchas cosas. Algo cotidiano, la televisión, una película, la música, una frase... Tenéis que ver qué fuente de inspiración supone un niño pequeño que ve el mundo con otros ojos.


¿Tienes algún lugar especial para escribir?
El "despacho". Mi habitación verde, donde está el ordenador, mis libretas, mi música. Antes era de mi marido pero como es un amor me la cedió.


¿Una manía?
Escribo mucho con música pero es instrumental, sobre todo bandas sonoras de películas, no puedo hacerlo con música en la que se cante porque acabo cantando yo —bailando también—y entonces no terminaría nada.


¿Qué estás leyendo?
De todo un poco. Hace años os hubiera dicho un solo título pero ahora mismo llevo varias novelas a la vez, además de cuentos infantiles —Gaby no se va a la cama sin su cuento—. Me tiene enganchada Un refugio en Katmandú de Ángeles Ibirika, La chica del tren de Paula Hawkins, y Las ciudades de colores de María Bautista y Raquel Blázquez, este último es el preferido de Gaby y de mí.


¿Cuánto tardas de media en escribir tus obras?
Llevando una rutina, cosa que es muy importante para escribir, unos seis u ocho meses. Con rutina, insistencia, paciencia —los personajes a veces hacen lo que quieren— y que las musas quieran trabajar.


¿Es difícil decidir el nombre de los personajes de tus obras?
Tengo una manía —otra jajaja...—, los nombres de mis personajes siempre tienen un significado pero tengo una gran facilidad para encontrarlos. No sé bien la razón, pero cuando me viene la idea de la historia que quiero contar, suele venir acompañada del título y de los nombres de los personajes. Y en Encrucijada puedo deciros que todo tiene su significado, todo.


Para finalizar, ¿tienes algún nuevo proyecto en mente?
Tengo que confesaros que el calor no ayuda para nada y es la razón que ande estancada con tomar uno u otro camino, o también puede ser porque tengo un par de frentes abiertos... El resultado de Encrucijada será punto clave para tomar uno u otro camino, aunque también es verdad que tengo una novelita corta que espera saber si verá la luz o no.
En fin, siento ser muy vaga en la respuesta pero no puedo adelantaros mucho más.


Muchas gracias por tu tiempo.
Muchas gracias a vosotros por la entrevista y por querer compartir vuestro tiempo conmigo.

martes, 4 de agosto de 2015

Reseña: Valancy Stirling o El Castillo Azul, de L. M. Montgomery


VALANCY STIRLING O EL CASTILLO AZUL

Autora: Lucy Maud Montgomery
Traductoras: Rosa Sahuquillo y Susanna González
Páginas: 304
ISBN: 978-84-943634-2-9
Formato: Tapa dura con sobrecubierta y lazo de punto de lectura. Ilustraciones originales para esta edición de Almudena Cardeñoso
Editorial: Editorial D’Epoca
Precio: 24’90€


Sinopsis: El Castillo Azul cuenta la historia de Valancy Stirling, una joven «solterona» de veintinueve años que vive en un ambiente asfixiante marcado por el férreo control de su madre, la ausencia de los más tímidos placeres y los constantes desprecios y humillaciones a los que la somete su clan familiar por su condición de mujer soltera —esto es, mujer que ha fracasado en el objetivo de encontrar marido—, y que un buen día decide escapar a su monótona existencia tras recibir una impactante noticia, en busca de su propia identidad y su despertar como mujer.
Afortunadamente, en ocasiones, para escapar de su monótona existencia, la desdichada Valancy se refugia en el castillo de sus sueños, su Castillo Azul, imaginándose como una hermosa dama muy querida y admirada, y feliz esposa de un romántico caballero.
Valancy se convierte entonces en una verdadera heroína, un brillante ejemplo de coraje y determinación frente a lo desconocido.


Opinión personal: Valancy Stirling o El Castillo Azul ha sido una obra que me ha gustado muchísimo, ya que une gran calidad de contenido y de continente. Por un lado, nos encontramos con una portada preciosa y una edición en tapa dura con punto de libro de tela, que viene acompañada de una serie de postales y marcapáginas estupendos de ilustraciones que aparecen en la obra. Estos pequeños detalles consiguen encumbrar esta obra, mimando la editorial a los lectores, que siempre agradecemos este tipo de complementos (y que se consiguen comprando el libro directamente a la editorial). 
La trama es muy original y nos presenta una gran historia de época con varios giros inesperados que mantendrán enganchado al lector hasta el final de la misma. El ritmo de lectura es bastante ágil sobre todo a partir de los primeros capítulos, cuando la historia se anima y empieza la verdadera acción. Es una historia muy cuidada, donde el lector se sumerge enseguida gracias a la ágil prosa de la autora, que es una de mis favoritas desde los 7 años. 
Los personajes están maravillosamente delineados, siendo el alma y el punto fuerte de la historia. La protagonista destaca por encima del resto de personajes, pero sin ensombrecerles, dejándoles siempre un espacio muy importante para entender y degustar la historia. Muchas de estos secundarios son imprescindibles para la trama, dinamizándola y dándola gran profundidad. Me ha encantado cómo la autora presenta la sociedad de la época, los perjuicios que había y que en muchos casos siguen existiendo. Y me ha gustado muchísimo la personalidad de la protagonista, cómo eclosiona pasando de ser un tímido gusano de seda a una bella mariposa llena de colores y matices. 
Por último, los escenarios están de igual manera muy bien delineados, con amplias y detallados descripciones que nos ayudan a trasladarnos hasta los escenarios sin ningún tipo de problemas. 



Autora: Lucy Maud Montgomery (1874-1942) nació en Clifton, un pueblo de inmigrantes escoceses e la isla Príncipe Eduardo, en el que su padre era comerciante. Pronto fue trasladada a Cavendish —la Avonlea de sus futuras historias— en donde la familia materna le dio un hogar tras el fallecimiento de su joven madre, Clara Woolner Mcneill Montgomery, cuando Lucy Maud contaba apenas veintiún meses de edad. Su padre, Hugh John Montgomery, abandonó la isla Príncipe Eduardo para trasladarse a Príncipe Alberto y L. M. Montgomery vivió al cuidado de sus abuelos maternos, bajo las estrictas normas de vestuario y conducta que ellos estimaban las apropiadas para una niña, y sufriendo los frecuentes arrebatos temperamentales de su abuelo.
Tal y como nos recuerda Elizabeth Waterston, fue Lucy Maud una niña sensible, solitaria, con amigos imaginarios, que se refugiaba en los mundos creados por Bunyan, Scott o Thackeray y que disfrutaba observando la belleza del paisaje que la rodeaba.
En la actualidad, tanto las novelas como las cartas y los cuentos cortos de Montgomery son leídos y estudiados por millones de lectores y eruditos de todo el mundo. Su escritura atrae a todas aquellas personas que aman la belleza y aquellos que lucha contra la opresión. En la Segunda Guerra Mundial, los soldados polacos recibieron copias de las novelas de Montgomery en el frente, y en el Japón de la posguerra se recurría a Ana, la de Tejas Verdes como aleccionadora de optimismo e imaginación. Una comedia musical basada en ese mismo primer éxito editorial de Montgomery, Ana, la de Tejas Verdes, se ha representado con gran éxito durante más de veinticinco años, y las recientes películas de televisión y las series baadas en sus novelas han gozado de un extraordinario exito internacional y han convertido en una celebridad atemporal a la figura de L. M. Montgomery.


Puntuación