Seguidores

jueves, 1 de mayo de 2014

Autores de cerca: Irene Ferb


Irene Ferb, autora de Abrázame que no te quiero (Ediciones Kiwi)





¿Quién es Irene Ferb?
Soy Irene, una mujer que ya ha cruzado la barrera de los treinta pero a la que todavía eso de auto nombrarse «mujer», se le hace raro. Para describirme voy a usar una balanza. En el lado izquierdo pondré.
▪Despistada, impaciente, desordenada (cada día más).
Y en el derecho:
▪espontánea, creativa, extrovertida y sensible.
He metido un rasgo más en el derecho; es trampa,  sí, pero tenían que ganar las cosas buenas. Os confieso que Sara, la protagonista de Abrázame que no te quiero, es muy yo.
En mi día a día, soy enfermera, es mi trabajo, pero yo nunca he sentido una vocación exclusiva por nada y con la enfermería me pasa lo mismo. Me gusta ser enfermera (cada día menos), pero he de hacer otras cosas para sentirme bien, por eso estudié interpretación y ahora ocupo todo el tiempo que puedo  escribiendo. Me encanta crear, jugar y usar mi imaginación.


¿Cuándo empezaste a escribir? ¿Qué te motivó a hacerlo?
Aquí es dónde os voy a contar algo mágico, algo que yo todavía no asimilo. Siempre me había gustado escribir, pero nunca pensé en ser escritora, ya os he explicado que lo de la vocación no lo tengo yo muy desarrollado. Me decanté por ciencias en el instituto y desde luego en enfermería no había clases de literatura. El caso es que siempre se me ha hecho muy fácil escribir (excepto por la gramática olvidada), cuando me pedían monólogos, cuentos, escenas en mis clases de interpretación, yo las escribía, el resto de compañeros las buscaban por internet, pero a mí me resultaba mucho más sencillo escribirlas. 
El 14 de febrero de 2012, falleció un tío mío al que todos queríamos con locura porque era un hombre extraordinario. Pensando en él, una mañana de marzo, se me apareció la idea de Abrázame que no te quiero y me gustó tanto, que me fui directa al ordenador, abrí el Word, y comencé la historia. Siempre creeré que él fue el que me envió la idea y me empujó a escribir. Gracias a eso he descubierto lo feliz que me hace. 


¿En qué te inspirar a la hora de escribir tus novelas?
Yo creo que nací inspirada. No me cuesta imaginar situaciones, personajes, conflictos, no suelo quedarme en blanco (cruzo los dedos porque siga así). Además como le dedicó tantas horas, mi creatividad va engordando, en vez de gastarse se desarrolla. Pero en cuanto a las escenas y personajes, intento que sean reales, que expresen emociones de la vida diaria, actitudes y respuestas con las que al lector le resulte muy sencillo empatizar.


¿Tienes algún lugar especial para escribir? ¿Alguna manía?
Hay días que mi chico se va a trabajar y cuando regresa (nueve horas después), me encuentra en el mismo sitio. En mi sillón, con el portátil apoyado en las piernas. Ese es mi rincón. 
Respecto a manías, no, no tengo ninguna (que yo sepa).


¿Qué estás leyendo? ¿Libro favorito?
Pues te prometo que esta mañana he estado más de una hora queriéndome levantar de la cama pero no podía porque Baile de luciérnagas, otro libro de la editorial Kiwi, me tenía totalmente enganchada. Acabó de terminar El cielo ha vuelto. 
Y mi libro favorito, sé que es un clásico, que no soy nada original, pero es que lo que me han hecho sentir Darcy y Elizabeth Bennet, no lo ha conseguido nadie; Orgullo y prejuicio.


¿Cuánto tardaste en escribir Abrázame que no te quiero?
Cerca de nueve meses. Yo trabajo, actúo en una compañía de teatro y no tenía ni idea de poner los malditos guiones. Por tanto, me costó mucho más que mis siguientes novelas. Pero a pesar de que leía en foros que a la gente se le hacía muy difícil acabar las novelas, yo sabía que sí que la iba a terminar, y una de mis principales motivaciones fue que quería dedicársela a mi ángel de la guarda.


¿Es difícil decidir el nombre de los personajes?
Hasta el momento, no. Para mí lo más difícil es poner título. Soy una negada. Siempre pido ayuda. Abrázame que no te quiero se lo debo a mis primas. Nos pasamos toda una tarde de Semana Santa buscando nombre y he de reconocer que no se me ocurrió a mí, pero que en cuanto mi prima Nati lo dijo, lo vi claro.


¿Tienes algún nuevo proyecto en mente?
Acabo de terminar mi tercera novela, de la que quizás pronto tendréis noticias. Y sí, tengo una idea genial, que me encanta y me apetece un montón escribirla, pero me he auto impuesto un periodo de reflexión para cargar pilas y de paso ver si me da por estudiar la oposición del SERMAS (pero va a ser que no). También estoy muy liada con mi blog: Soy enfermera y me enfermo cada vez que lo pienso. Lo empecé en enero y no sabía lo bien que me lo iba a pasar escribiendo todo lo que nos sucede en el hospital.



No hay comentarios:

Publicar un comentario