Seguidores

martes, 29 de abril de 2014

Autores de cerca: Wendy Davies


Wendy Davies, autora(s) de Recuerda que me quieres (Ediciones Kiwi)



Para empezar a conocernos, ¿Quién es W. Davies? 
La pregunta no es quién sino qué. W. Davies es el lugar en el que las dos nos encontramos, donde nos sentamos y no somos más que palabras. W.D. más que una persona es un lugar, nuestro particular Nunca Jamás. Y también es un homenaje a Recuerda que me quieres, a Wendy Davies y su amor por la literatura, una forma de no salir nunca de sus páginas pese a que la historia tenga su punto y final. W. Davies no es más que un sueño hecho de palabras que un día alguien pronunció y se convirtió en realidad.


¿Cuándo empezasteis a escribir? 
Escribir siempre hemos escrito, como todo el mundo. A todos (o casi a todos) alguna vez nos ha picado el gusanillo de la literatura, de ordenar todos los pensamientos que nos asaltan y darles forma. A nosotras nos había picado, pero no fue hasta que nuestros caminos se unieron que esa picadura se infectó.


¿Podéis contarnos qué fue y qué os motivó a hacerlo? 
Un pájaro es pájaro vuele o no vuele. Supongo que siempre habíamos sido pájaros demasiado ocupados, o hipnotizados, viendo a otros volar como para hacerlo nosotras. Y entonces la primera empujó a la segunda, o quizá fue la segunda quien empujó a la primera, quién sabe. La cuestión es que no hubo más remedio, teníamos una historia que contar, que no nos iba a dejar descansar hasta que la escribiéramos y nosotras decidimos hacerlo. Nos lanzamos al vacío y aunque pensábamos que no íbamos a saber volar, que acabaríamos estampadas contra el suelo, resultó que volamos y ese vuelo es el que podréis leer a partir del 28 de abril.


¿En qué os inspiráis a la hora de escribir? 
En todo y en nada. Siguiendo la metáfora del pájaro, vamos picando por todas partes. No hay límites. Ya sabemos que es obvio, pero Peter Pan fue nuestro motor, el inicio, la parte fundamental. Al principio la idea era versionar la historia, y en parte eso es lo que hicimos, pero los personajes querían más, la historia nos pedía más y nosotras no pudimos más que dejarnos llevar. Homenajeamos a Barrie en muchos aspectos, desde su manera de interactuar con el lector, esos pequeños resúmenes que hacía sobre las aventuras que vivían sus personajes, hasta algún que otro detalle de su vida personal. Las adaptaciones de la obra también ayudaron mucho, en especial Hook a la que le tenemos un enorme cariño (algo que descubrirás en cuanto te sumerjas en la historia). 
Pero no nos quedamos ahí. Separadas somos como dos gotas solitarias en un día de verano, pero juntas nos convertimos en una tormenta. Los que nos conocen saben que nos encanta leer, el cine, los cómics, los álbumes ilustrados… En Recuerda que me quieres podréis encontrar desde menciones a Alicia en el País de las Maravillas o El principito, pasando por The Crow o Amélie. La música también juega un papel importante, porque ambas somos incapaces de escribir sin una melodía de fondo que nos inspire y nos acompañe en el viaje. Eric Martin (del grupo Mr. Big) es el cantante que más menciones tiene en la novela. 
¿Qué tiene todo eso en común? A nosotras. Escribimos exponiéndonos, sin ocultarnos, incluso intervenimos en varias ocasiones. Nuestra mayor inspiración son nuestros recuerdos.


Hemos podido ver la portada del libro, ¿qué representa? 
La portada tardó mucho en llegar. Era difícil captar la esencia del libro, verla reflejada. Muy difícil. Hubo otras versiones, otras visiones de la misma historia. Entonces llegó la que podéis ver como definitiva y no hubo dudas. ¿Es rara? Bastante. ¿Arriesgada? Quizá. Es exactamente igual que el libro, es perfecta. Para nosotras la imagen representa a la protagonista, Wendy, y cómo a medida que va avanzando se desprende de lo que siempre ha conocido, de los convencionalismos. El vestido no es más que su imaginación estallando, haciendo posible lo imposible. Esa es nuestra visión, seguramente habrá otras. Es lo bonito que tiene, que deja espacio a la interpretación.


¿De qué trata Recuerda que me quieres? 
Recuerda que me quieres habla de Peter que no es más que un chico con una imaginación desbordante y bastante perdido. Habla también de Wendy y de su sueño de ser escritora, de cómo vive representando un papel en su propia vida. Habla de cómo Peter tiene lo que Wendy necesita y de cómo Wendy tiene lo que Peter ansía. Habla de ellos dos, de su historia, de cómo dos personas perdidas se encontraron sin buscarse. Pero no solo es una historia de amor, también es una historia de amistad, de amigos que se tiran al vacío solo para hacerte compañía, de la familia… pero, sobre todo, habla del amor en todas sus formas, del miedo, del dolor y del perdón. En realidad, habla de la vida, de las pequeñas cosas y las que no lo son tanto, todo ello con un toque a cuento y siguiendo los pasos de la historia de Barrie.


¿Cuánto tardasteis en escribir Recuerda que me quieres? 
No sabríamos darte un tiempo determinado. Un libro no es solo escribirlo. Después viene lo más duro. Al principio prácticamente lo gritas, sin pensar, eres tú y tu obsesión con expulsar la historia de tu interior. Después, cuando ha salido todo, te detienes a leerlo, lo reescribes, cambias los gritos por susurros. Cuando vuelves a leerlo detectas los fallos, reescribes de nuevo y continúas dando forma a eso que empieza a parecerse a un libro. Y otra vez vuelves a leer y corregir. Y otra. Prácticamente ya no lo lees; lo recuerdas. 
En ese momento es cuando se lo pasas a otras personas que lo leen y te aconsejan y, para tu sorpresa, hasta se emocionan. Te emocionas con ellos, sonríes cuando te hablan de tus personajes como si fueran viejos amigos, alzas la ceja cuando se indignan o te echas a correr cuando empiezan a amenazarte. Esa parte es de las más bonitas, la más íntima, porque te das cuenta de que has dado a luz a palabras que se han convertido en personas reales, personas que despiertan sentimientos. Cuando ha pasado un tiempo prudencial, coges de nuevo la novela y la redescubres: retocas, corriges, eliminas, vuelves a reescribir y hasta añades capítulos nuevos. Tus primeros lectores vuelven a amenazar tu integridad física si no les das la historia final y tú aplaudes porque, sin quererlo, les has dado un motivo para volver a leerlo. Para eso queda poco menos de un mes, esperamos seguir con vida para ver el libro en papel.
Pero, para ser más precisas, estrictamente hablando tardamos en escribirla poco más de dos meses; terminarla no creemos que la terminemos nunca. Un libro no termina cuando pones la palabra “fin”, ni cuando lo acabas de corregir, ni siquiera cuando lo publican. En realidad, ahora empieza con todos los que se adentren en sus páginas.


¿Tenéis algún lugar especial para escribir? ¿Una manía? 
Tenemos que escribir juntas. Es una tontería. Cada una escribe un capítulo diferente y podemos estar sin hablar durante horas. Tenemos la ventanita del Facebook abierta para alguna consulta, pero prácticamente no decimos nada. Puede que tenga que ver con esa absurda sensación de que no estás solo, de que hay alguien en algún lugar soñando a la vez con lo mismo que tú. A veces para sentir a alguien ni siquiera hace falta que esté a tu lado o que esté hablándote, solo necesitas saber que compartís algo. Lo que sea. Qué más da. Nosotras compartimos historias y, a través de ellas, nos sentimos.


¿Es difícil decidir el nombre de los personajes? 
En el caso de Recuerda que me quieres nos divertimos mucho haciéndolo. Peter y Wendy conservan sus nombres intactos porque parte de su esencia reside en ellos, no concebíamos la historia de otra forma. Con el resto jugamos un poco, pero eso ya lo veréis, que no queremos adelantar ninguna de las sorpresas. 


Para finalizar, ¿tenéis algún nuevo proyecto en mente? 
Existe un spin off de Recuerda que me quieres. La historia es totalmente independiente (aunque de alguna manera enlazada con Recuerda que me quieres), y esperamos poder contaros más cosas sobre ella próximamente. Lo genial que tiene es que ha sido magia pura. Recuerda que me quieres nos la descubrió: todo encajaba, todo tenía sentido y brotaba como si siempre hubiera sido así, como si hubiera estado ahí, esperando su turno. Acabamos de salir bastante sudorosas de esa historia y todavía estamos en la fase de aprendérnosla de memoria. 
Fuera de eso, tenemos ese dichoso run run que no te deja pensar, tentándonos, pero solo es eso de momento; un run run al que todavía estamos intentando darle forma. 

3 comentarios:

  1. Me ha encantado la entrevista :) Estoy deseando leer el libro porque la historia me atrae mucho.

    ¡Un beso y gracias por la entrevista! :)

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo muchas ganas de leer recuerda que me quieres, es verdad que la portada es arriesgada pero para mi es una preciosidad ahora queda comprobar como es lo de dentro ^^

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  3. Hola!!! Me ha gustado mucho tu blog!!! Te sigo!!!
    Tengo un blog que hice hace poco... ¿Lo visitarías y me dejarías un comentario???

    Palabrasdearia.blogspot.com

    Saludos!!

    ResponderEliminar