Seguidores

domingo, 22 de septiembre de 2013

Hoy recomiendo... Nada más que problemas, de Rachel Gibson



NADA MÁS QUE PROBLEMAS

Autora: Rachel Gibson
Páginas: 304
ISBN: 978-84-15433-18-7
Formato: rústica con solapas
Editorial: Phoebe (Pàmies)
Precio: 17’95€


Sinopsis: La exitosa carrera como jugador de hockey y capitán de los Chinooks de Seattle de Mark Bressler llegó a su fin el día que tuvo el accidente que destrozó la mitad de los huesos de su cuerpo. Y desde que salió del hospital, los burócratas del equipo no han hecho más que mandarle asistentes sanitarios a casa; claro que él consigue espantarlos a velocidad de vértigo... Hasta que se topa con una realmente obstinada.
La carrera como actriz de Chelsea Ross se estrelló antes de despegar —jamás pasó de ser la reina del grito en películas de serie B—, así que abandona Hollywood para… acabar convertida en la asistente del más malhumorado jugador de hockey del mundo. Si no necesitara tanto el dinero, saldría de allí pitando.
Chelsea puede tolerar el mal humor de Mark y su actitud prepotente, pero no está preparada para resistirse a la atracción que termina sintiendo por él. Por eso, cuando el famoso chico malo del hockey pone los ojos en ella, sabe que el tiempo de gracia ha terminado. ¿Será capaz de enfrentarse a todos los problemas que surgirán si cede a la pasión que Mark despierta en ella?


Opinión personal: Nada más que problemas es una obra que me ha encantado y que no he podido soltar hasta terminarla. Y si no tiene la nota máxima ha sido por su portada, que no me acaba de convencer, y es que los torsos en las cubiertas no son de mi agrado. 
Por su parte, la trama es muy original y posee esos numerosos giros que tanto me gustan y me enganchan. Y aunque tiene varios tópicos como el de el deportista guapo y la asistente atractiva, la autora ha sabido crear una gran historia a su alrededor que hace única a la obra. Aparecen personajes ya conocidos del título anterior, pero se puede leer por separado sin ningún tipo de problemas. Además, la historia está aderezada con pequeños toques de humor, que sacan sonrisas de vez en cuando, y momentos más dramáticos, que invitan a lagrimear un poco. 
El ritmo de narración es muy bueno, con capítulos no demasiados largos que nos invitan a leer el siguiente (y el siguiente, y el siguiente) hasta prácticamente terminar el libro. Aparece bastante diálogo, algo que dinamiza mucho la historia. Y como llevo haciendo en las últimas obras de la colección, me gustaría señalar la buena traducción de la novela (que aunque no he leído el original, cuando se está acostumbrado a leer se nota bastante). 
Pasemos a los personajes, que son de lo mejorcito de la obra. Tanto protagonistas como secundarios están muy bien delineados, de manera sencilla y precisa. No nos encontramos grandísimas descripciones, sino que van apareciendo pequeñas gotitas de la esencia de cada uno según pasamos las páginas. Respecto a los secundarios, tenemos alguna mini-historia paralela de personajes ya conocidos que, personalmente, me ha encantado. 
Finalmente, los escenarios están de igual manera muy bien perfilados. Pero como creo recordar haber comentado en la reseña anterior (Amor verdadero y otros pecados) no son el foco de atención de la autora, sino que se fija mucho más en las sensaciones y acciones de los personajes, sin dejar nunca de lado los escenarios. 

1 comentario:

  1. Verdad que la portada parece un poco de novela romanticona cutre, lastima, pero al menos te resulto amena con los diálogos.

    Saludos

    ResponderEliminar