Seguidores

jueves, 4 de abril de 2013

Reseña: Pídeme lo que quieras, ahora y siempre, de Megan Maxwell



PÍDEME LO QUE QUIERAS, AHORA Y SIEMPRE

Autora: Megan Maxwell 
Páginas: 432
ISBN: 978-84-08-10547-3
Formato: rústica
Editorial: Esencia (Planeta)
Precio: 14’90€


Sinopsis: Después de provocar su despido de la empresa Müller, Judith está dispuesta a alejarse para siempre de Eric Zimmerman. Para ello y para reconducir su vida decide refugiarse en casa de su padre, en Jerez. Atormentado por su marcha, Eric le sigue el rastro. El deseo continúa latente entre ellos y las fantasías sexuales están más vivas que nunca, pero esta vez será Judith quien le imponga sus condiciones, que él acepta por el amor que le profesa. 
Todo parece volver a la normalidad, hasta que una llamada inesperada los obliga a interrumpir su reconciliación y desplazarse hasta Munich. Lejos de su entorno, en una ciudad que le resulta hostil y con la aparición del sobrino de Eric, un contratiempo con el que no contaba, la joven deberá decidir si tiene que darle una nueva oportunidad o, por el contrario, comenzar un nuevo futuro sin él. 
Pídeme lo que quieras, ahora y siempre es una intensa historia de amor, plagada de fantasías sexuales, morbo y erotismo, en la que los protagonistas hablan cara a cara con la pasión.


Opinión personal: La segunda y última parte de esta historia me ha gustado muchísimo. Es un final perfecto, aunque quedan algunos cabos sueltos que ojalá podamos conocer el alguna novelita relacionada (las decenas de fans de Megan ya están pidiendo por ello). Lo que no me acaba de convencer tras tener la obra en mis manos es la portada, que me parece un pelín sosilla con tanto fondo negro. 
La trama es muy original y continúa justo donde terminó la primera parte. Tenemos nuevos y estupendos giros, algunos más previsibles que otros pero todos ellos emocionantes. Es un libro erótico y por ello parte de la trama está orientada hacia el tema sexual. Pero tengo que señalar que no es excesivo este tipo de contenido y que está muy bien compactado, pudiendo saltarse dichas escenas sin problemas y sin perder gran parte de la historia. Obviamente la esencia de la obra está en esas escenas, gran parte de la trama se basa en ellas, pero la genialidad de la autora hace que si se hubieran suprimido las mismas hubiera quedado una estupenda historia. No sé si me explico. 
El ritmo de lectura es rápido y muy ameno, y los capítulos se devoran uno tras otro sin apenas darnos cuenta. Esto es gracias a la prosa desenfadada de la autora y al uso espontáneo del diálogo, que complemente muy bien las escenas. 
Los personajes están muy bien caracterizados, con fuertes personalidades a las que ya nos tiene acostumbrados Megan Maxwell. Vemos evolucionar a la mayoría de ellos, tanto protagonistas como secundarios. La verdad es que los protagonistas se han quedado un pelín estancados en esta evolución y me hubiera gustado que hubieran tenido un poco más de juego. Pero esto se ve compensado por la aparición de una serie de secundarios que dinamizan mucho la trama y que dan mucho juego si la autora quiere continuar la historia.
Finalmente, los escenarios están muy bien creados aunque, como ya sucedió con el título anterior, no son parte importante de la historia sino que quedan en un segundo plano dándose mayor importancia a los personajes y sus sentimientos. 



Autora: Megan Maxwell nació una fría tarde de febrero en Nüremberg (Alemania). Es hija de una española y un americano. Antes de cumplir su primer año de edad, su madre, una toledana muy guapa, hizo las maletas y juntas regresaron a España. Concretamente a Madrid, donde su familia las recibieron con los brazos abiertos. En su niñez siempre le gustó leer libros sobre mujeres decididas, valientes y con carácter. Nuncan le gustaron las féminas modositas.
Como Megan siempre dice: “Para mí, escribir es soñar”. Por ello escribe, sueña, inventa y crea historias sobre mujeres de rompe y rasga. Mujeres dispuestas a dejar su pequeña huella en el mundo y demostrar que eso de que somos el sexo débil está obsoleto y anticuado.
Durante años trabajó como secretaria en una asesoría jurídica. Allí escuchó los problemas de muchas personas, hasta que un día decidió hacer algo con su propia vida. El destino le dio una oportunidad y se lanzó a la piscina dispuesta a conseguir su sueño: publicar sus novelas.
Megan Maxwell vive en un encantador pueblo de Madrid, en compañía de su marido, sus dos hijos, sus amigos y su perro Drako.



Puntuación



4 comentarios:

  1. Hola guapa,

    Pues yo aún tengo aquí el primero sin empezar... A ver si me pongo pronto con él porque me apetece muchísimo, y si este dices que está tan bien, no creo que tarde mucho en hacerme con él ^^

    Muak

    ResponderEliminar
  2. No he leido nada de esta autora aun, pero con lo bien que lo pintas dan ganas de leerlo.

    ResponderEliminar
  3. Que bien... que bien.... como me gusta saber que esta nueva entrega te gustó. Besos y mas besos y como siempre ¡gracias!

    ResponderEliminar
  4. A mi también me ha gustado mucho este libro. Quizás tiene menos sexo, pero se centra más en la vida hogareña de los personajes. El sobrino es genial!! XDD

    Saludos

    ResponderEliminar