Seguidores

sábado, 12 de enero de 2013

Autores de cerca - Marta Andrés



Hoy en Autores de cerca: Marta Andrés, autora de Una apuesta arriesgada y Mentiras de hielo




Para empezar a conocernos, ¿Quién es Marta Andrés? 
Hola Laura, lo primero quiero darte las gracias por contar conmigo para este proyecto.
Marta Andrés es una persona sencilla, como cualquier otra, casada y con dos niños, que trabaja de economista y que, el poco tiempo libre que le queda, trata de repartirlo entre su familia, los amigos y distintas aficiones, entre las cuales se encuentran la lectura y, cómo no, la escritura.
Una apuesta arriesgada fue la primera obra que publiqué y el pasado 2 de enero salió a la venta en las librerías mi nueva novela Mentiras de hielo. Las dos son novela romántica contemporánea de suspense. Amor y suspense, dos factores que, al menos para mí, garantizan una lectura entretenida y sumamente emocionante.


¿Cuándo empezaste a escribir? ¿Puedes contarnos qué fue y qué te motivó a hacerlo?
La verdad es que todavía no dejo de sorprenderme por esta maravillosa afición que, en mi caso, es relativamente reciente. Hace aproximadamente cinco años que la descubrí por casualidad. Mi hijo, el pequeño, era y es de los que duermen poco. Casi a diario, me hacía estar en pie a las 6 de la mañana, incluso fines de semana. Cansada de ver los Teletubbies, Little Einsteins y otros dibujos, un sábado de buenas a primeras decidí sentarme frente a la pantalla del ordenador a escribir una de las historias que tantas veces reproducía en mi imaginación. Siempre había soñado con hacerlo pero nunca me lo había planteado en serio. Pronto descubrí que esta vocación no sólo me relajaba sino que me permitía fantasear e inventar entretenidas historias. Para mí, el idear relatos es como una vía de escape. Cuando me sumerjo en la escritura, los problemas reales se esfuman y sólo queda la ficción.
La verdad, he de confesar que escribir ha sido una maravillosa revelación en mi vida sin la que ahora no podría pasar. 


¿En qué te inspiras a la hora de escribir tus novelas?
Cualquier cosa puede ser el detonante para una historia o escena; una película, una canción, cualquier suceso que vivo en primera persona o que observo a mi alrededor, algo que un amigo o conocido te cuenta... Vamos que, en mi caso, todo es susceptible de inspirarme.  


¿Tienes algún lugar especial para escribir? ¿Una manía?
No tengo un lugar fijo donde escribir, lo hago casi en cualquier sitio e, incluso, con ruido. ¡Tengo dos fierecillas en casa que son de todo, menos silenciosos! Aunque, la mayoría de las veces, suelo hacerlo en un despacho improvisado de casa donde tengo instalado mi portátil. Cuando viajo, llevo conmigo un pequeño portátil.
Manías no tengo ninguna, al menos, no soy consciente de ello. 


¿Qué estás leyendo?
En estos momentos me encuentro inmersa en la lectura de “Sé lo que estás pensando” de John Verdon. Como ya sabrás, el suspense, junto con la novela romántica contemporánea, son mis géneros de lectura preferidos. 


¿Cuánto tardaste en escribir Mentiras de hielo? ¿Y Una apuesta arriesgada?
No sabría decirte exactamente porque soy muy anárquica. No sigo ninguna rutina ni orden preestablecido. Tan pronto escribo veinte hojas de golpe como me paso meses sin hacerlo. Al empezar un libro sólo tengo perfilado el principio, la trama principal y las personalidades de los protagonistas, el resto va surgiendo por el camino. Yo necesito ir creando a medida que avanza la novela, lo cual es muy estimulante, pero también tiene el gran inconveniente de que, en ocasiones, sufro “bloqueos” y, hasta que mi mente no sale del atolladero, no puedo continuar con la historia. Creo que, aproximadamente, he empleado un año en cada una. 


¿Es difícil decidir el nombre de los personajes de tus obras?
Hasta ahora, no; siempre he elegido los nombres de los personajes principales enseguida. De hecho, es lo primero que hago en cuanto comienzo a fantasear con un nuevo relato. Para el resto de personajes suelo utilizar nombres y apellidos de conocidos y otros que me llaman la atención por su originalidad o singularidad. Cualquier nombre me sirve mientras que, al escribir sobre el personaje, me sienta cómoda con él.
El título es otro cantar. Nunca acaba siendo la primera elección. De hecho, acaba pareciéndose “como un huevo a una castaña”. Así es que he decidido no perder el tiempo en buscarle título a mi siguiente proyecto y llamarle, provisionalmente, “Sin misión”, una expresión que utilizo mucho cuando estoy ociosa (que, por desgracia, no es muy habitual) o sin las ideas claras ante una tarea o reto.     


Hasta ahora, tus novelas son contemporáneas de suspense pero, según dicen, son muy diferentes. ¿Estás de acuerdo? ¿Te has planteado probar con otro género?
Efectivamente, aunque el género es el mismo, en Una apuesta arriesgada primaba la historia de amor entre dos personajes muy pasionales, de personalidades fuertes y arrolladoras, frente al suspense. En Mentiras de hielo, por el contrario, la historia de suspense es el hilo conductor de la novela y los personajes principales son mucho más pragmáticos y comedidos en sus sentimientos; dos personas sencillas, equilibradas e íntegras, con sus manías y miedos, que podrían ser cualquiera de nosotros y que, bajo mi punto de vista, aportan veracidad a la historia.   
No me gusta encasillarme en la personalidad manida masculina del tipo duro, guapo y seguro de sí mismo…. Aunque, he de reconocer, que son los que nos gustan a todas. Jajaja.
Respecto a lo de probar con otro género, tengo un proyecto en mente para una novela histórica con un componente de misterio, pero no acabo de lanzarme. Quizá algún día… 


Para finalizar, ¿Tienes algún nuevo proyecto en mente? 
En mente muchos, pero todavía no tengo claro por cuál decantarme. Me temo que es pronto para adelantar nada. Primero tengo que ordenar mis ideas antes de plasmarlas en papel.   


Muchas gracias por tu tiempo, Marta. Muchos, muchos besos.
Muchas gracias a ti por brindarme la oportunidad de pasar un rato contigo y con todos aquellos que quieran acompañarnos. 

1 comentario: