Seguidores

miércoles, 23 de febrero de 2011

Reseña "Bucéfalo" - Eloy Cebrián


BUCÉFALO “MEMORÍAS DEL CABALLO DE ALEJANDRO”

Autor
: Eloy M. Cebrián
Páginas: 400
ISBN: 9788496013780
Formato: tapa dura con sobrecubierta
Tamaño: 16x23 cm
Editorial: Grupo Ajec
Precio: 19’95€

Sinopsis: Año 326 antes de Cristo. Bucéfalo, el legendario caballo del rey Alejandro de Macedonia, agoniza por una herida de combate. Consciente de que su fin se acerca, el animal se resigna a morir a un mundo de distancia de la tierra que lo vio nacer. Pero antes de dispone a evocar la aventura de su vida, un viaje fascinante que lo ha conducido desde las tierras de Grecia a Jonia, desde Egipto a Mesopotamia y Persia. Y más allá, mucho más allá, hasta las misteriosas estepas del Asia central y la fabulosa India, donde una flecha enemiga lo aguardaba impaciente.
Estas páginas constituyen una invitación a recorrer a lomos de Bucéfalo algunas de las páginas más vibrantes de la Historia, una crónica de primera mano del que habría de convertirse en el más glorioso de los reyes y el más invencible de los generales, aquel que sería honrado por la posteridad con el sobrenombre de «El Grande».
Batallas, aventuras, prodigios, valor, lealtad, ambición, muerte o victoria. Y todo un mundo que conquistar. El precio exigido es enorme, pero también lo es la recompensa: fama perdurable, gloria inmortal.


Opinión personal: un párrafo es lo que necesito esta novela para engancharme, un párrafo. Parece increíble pero así fue. Y después de eso no me pude separar de ella ni un segundo. Estas son las maravillosas palabras con las que empieza la magnífica obra:

Mi nombre es Bucéfalo y me estoy muriendo. La vida me abandona a través de esta herida que una flecha enemiga me abrió en mitad del pecho. Apenas distingo las cosas que me rodean, y el mundo parece envuelto en niebla y sombras. Mi señor ha enviado a sus criados para que cuiden de mí. Noto que me acarician, que limpian mi herida y que depositan heno fresco junto a mi extenuada cabeza, tal vez con la esperanza de que el olor del alimento me reanime. Ayer vino a visitarme Filipo de Acarnania, el cirujano más afamado de todo el ejército. Tras examinar mi herida, el hombre se limitó a encogerse de hombros y a prescribirme la muerte dulce y rápida del cuchillo. Alejandro estuvo a punto de ordenar que lo colgaran. Él me conoce bien. Sabe que somos iguales, que lucharé hasta el final y que, cuando llegue el momento, me iré con el orgullo de haber librado una hermosa batalla”

A través de la narración de Bucéfalo Eloy Cebrián nos transporta a la Antigua Grecia, concretamente a los inicios de la época helenística. Junto a Bucéfalo conocemos a un joven Alejandro, más conocido por su sobrenombre Magno, y con él lo vemos crecer y madurar como persona y como gobernante. Participamos en las más famosos batallas de la época leyendo de primera mano los chismes de la corte y los partes de guerra, la vida privada de tan famoso monarca junto con sus secretos más íntimos.
Cebrián coge un personaje archiconocido, del que se ha escrito y hablado hasta el aburrimiento, y con una narración preciosa y un gran trabajo de documentación lo convierte en una novela vibrante en la que está cuidado hasta el último detalle. Los personajes son fieles a la realidad, con algo de fantasía, sí, pero muy poco. La mayoría de sus rasgos característicos están perfectamente estudiados y plasmados. Lo mismo puedo decir de los escenarios, tanto los palaciegos como los militares. El autor nos describe con detalle cada uno de ellos haciendo que podamos imaginárnoslos de manera sencilla, sin apenas esfuerzo.
Aplaudo la originalidad de situar como narrador a un caballo, ya que eso implica un carácter prácticamente omnisciente a la hora de narrar los hechos. Bucéfalo conoce todos los entresijos del poder en los que se mueve la historia al tener relación directa con Alejandro, pero conoce también los bajos fondos al convivir con los criados y las capas más bajas de ejército. Es por tanto, un narrador perfecto para esta historia.
Para concluir, señalar que esta obra es una verdadera novela histórica (término muy discutido en los círculos académicos). La novela histórica es la historia novelada y no una novela en la que se introducen datos históricos. Esta es al menos a la conclusión que he llegado junto con unos compañeros estudiantes de Historia, y la obra de Eloy Cebrián será el primer ejemplo que vendrá a mi memoria en el próximo debate.



Autor: Eloy M. Cebrián, cuyo nombre completo es Eloy Miguel Cebrián Burgos, nació en Albacete el 24 de diciembre de 1963. Hijo de un maestro de escuela, pasó su infancia en diferentes pueblos (Ayna, La Roda) hasta que su padre obtuvo destino en Albacete capital, ciudad en la que terminó sus estudios básicos y secundarios.En 1986 terminó sus estudios de Filología Inglesa en la Universidad de Valencia, tras lo cual obtuvo las oposiciones de profesor de instituto. Ha impartido clases de inglés en institutos de Valencia, Villena y Albacete, ciudad en la que actualmente vive y trabaja. Está casado y tiene un hijo.Comenzó su carrera novelística con el ciclo “Memorias de Bucéfalo” (1998, 2001). En 2000, junto con el también escritor albaceteño Antonio García Muñoz, fundó la revista literaria El problema de Yorick, que codirige desde entonces. Es también columnista de opinión en la prensa local.Como escritor, ha cultivado fundamentalmente la novela y el relato, en los ámbitos tanto de la literatura adulta como de la juvenil. Su obra se extiende por diversos géneros, desde la novela histórica, con ejemplos como Memorias de Bucéfalo (sobre la vida y aventuras de Alejandro Magno narradas por su caballo, Bucéfalo) o Bajo la fría luz de octubre (donde se cuentan los avatares y penalidades de una familia republicana española en los años de la Segunda República, la Guerra Civil y la post-guerra en la voz de una niña que crece a lo largo de la novela); hasta la novela policíaca, como El fotógrafo que hacía belenes, con marcados tintes de humor negro y sátira.

Puntuación:



Es la mejor novela histórica que he tenido la oportunidad de leer, y la verdad es que no han sido pocas. Si queréis acercaros a la figura de Alejandro y a los inicios de la época helenística esta obra es la mejor forma de hacerlo.

1 comentario: