Seguidores

lunes, 21 de febrero de 2011

Imprimado - Cap 09


CAPÍTULO 9: TABLERO DE AJEDREZ

- Creo que deberíamos prepararnos para lo peor – interrumpió Jasper – Hace meses luchamos juntos contra un ejército de neófitos. Y hace semanas lo hicimos frente a los Vulturi. Pero lo que viene ahora hará que todo ello nos parezca un juego de niños – Paró un segundo para tomar aire o más bien para hacer una pausa dramática a su discurso. Parecía que nos encontráramos ante un auténtico general – Los neófitos fueron fáciles de derrotar y contra los Vulturi no luchamos cuerpo a cuerpo. Pero ahora vendrán a por todas, intentarán exterminarnos uno a uno, sin piedad.
- Pero nosotros tenemos una ventaja – aventuró Seth y todos le miramos – No sólo conocemos sus intenciones, sino que contamos con uno de ellos en nuestras filas – concluyó mirándome fijamente y de pronto todos los ojos de la sala estuvieron puestos en mí.
- Os puedo enseñar todo lo que sé, pero eso no será ninguna ventaja. Probablemente Aro piense en ello. Y aunque no lo hiciera daría igual. En cuanto Jane y Alec utilicen sus poderes estaremos perdidos – dije abatido enterrando el rostro en el cuello de Alex. En menudo lío estábamos metidos.
De pronto la risa de Jacob inundó la sala.
- ¿Ese es el problema? ¿Tus amiguitos frikis?
Yo levanté la cara enfadado. No podía creer que ese mocoso, que no sabía nada de la vida, se burlara del inmenso poder que Jane y Alec albergaban en sus cuerpos de adolescentes.
Pero lo que más me llamó la atención fue la tranquilidad de todos y la sonrisa pura y franca de Edward.
- ¿Os habéis vuelto todos locos? ¡Edward! ¡Carlisle! Vosotros conocéis sus dones, sabéis que nada puede con ellos…
- ¿Nada? – preguntó Edward orgulloso - ¿No conoces a nadie que sea inmune a ellos? Creía que la memoria de un vampiro era eterna… - se burló, y con él toda la sala.
- ¿Bella? ¿Y qué podrá hacer ella sola contra toda la Guardia? Los demás caeremos como chinches, si no te habías dado cuenta – me había puesto en pie en algún momento y hablaba de forma airada contra él – Puede que a ti únicamente te importe el bienestar de tu pareja, pero yo creo que ahora podrías mirar más allá y preocuparte un poquito de los demás. Si ese es tu plan déjame decirte que…
- Déjale hablar, amor – me susurró Alex dulcemente en el oído interrumpiendo mi perorata – No conoces toda la historia…
Hice caso a Alex y amenacé mentalmente a Edward por hacerme perder los nervios. Sin embargo, en su cara seguía pintada esa estúpida sonrisa, igual que en la de todos los demás. Sólo Sam permanecía impasible.
- Querido Demetri, – comenzó Carlisle, que aunque estuviera tan divertido como el resto por mis palabras no lo estaba exteriorizando – por supuesto que Bella no podrá verse las caras contra toda la guardia, pero para eso estamos todos los demás – y al ver que iba a interrumpirle alzó una mano pidiéndome silencio y yo obedecí – Cuando supimos que ibais a atacarnos semanas atrás montamos una férrea defensa y ella era nuestra reina. Entrenó duro y finalmente consiguió los resultados deseables: expandir su escudo más allá de su mente para proteger a toda la familia.
- ¿Expandir su escudo? – pregunté incrédulo
- Puedo proteger a todos aquellos que se encuentren en un radio de 20 metros alrededor mío – respondió la propia Bella entrando con Nessie en los brazos, quien enseguida se lanzó al suelo y corrió hasta llegar a Jacob.
- Eso les descolocará unos segundos – siguió Edward – pero lo suficiente para que podamos acabar con ellos dos. Sin Alec y Jane entraríamos en una lucha cuerpo a cuerpo, sin ventajas para ningún bando.
- Se te olvida que su entrenamiento supera con creces el vuestro, que uno solo de ellos multiplica en experiencia a todos nosotros juntos – contesté poniendo pegas al plan, por lo demás bastante perfecto.
- Y a ti se te olvida que los Vulturi no han mantenido nunca una lucha tan importante sin sus dos alfiles.
La verdad es que me habían dejado asombrado. De haber luchado contra ellos hace semanas podría estar muerto. Todos los Vulturi podrían estarlo.
- Y ahí entramos tú y yo – intervino Jasper mirándome fijamente, como sopesando mi reacción.
Yo asentí y tomé aire antes de abrir la boca, dejando que mi muerto corazón hablara por mí.
- Necesitamos trabajar duro, día y noche, si queremos que esta locura tenga un buen final.
Jasper asintió y se volvió lentamente hacia Carlisle.
- Deberíamos empezar ahora mismo – dijo, y sus palabras se convirtieron en orden en cuanto Carlisle asintió con la cabeza.
Un murmullo recorrió el salón y enseguida comencé a sopesar lo que podría enseñarles. Primero necesitaríamos dividirnos para no perder tiempo. La mitad podrían aprender técnicas con Jasper y la otra mitad estrategia conmigo. ¿Qué les podría contar primero?
- Será mejor que nos dividamos en dos grupos – comentó Edward al hilo de mis pensamientos – Rose, Emmett, Esme y Carlisle por un lado y Bella, Alice y yo por otro. Cada alpha que organice a los suyos.
Dicho esto los interpelados se colocaron a cada lado del salón mientras Jacob y Sam ponían orden en sus filas.
Pronto las manadas estaban divididas igualmente en dos grupos, mitad y mitad en cada uno de ellos. Y en cuanto esto ocurrió todos los ojos se volvieron hacia Jasper y hacia mí.
- Bien – comencé dubitativo – un grupo se quedará aquí conmigo y el otro saldrá con Jasper a entrenarse - El mencionado asintió ante mis palabras y antes de que se dispusiera a salir de la casa lo paré para asesorarle – Ellos son fuertes y rápidos y suelen enfrentarse a enemigos débiles y desorientados. Habrá que sorprenderlos y los lobos son un tanto a nuestro favor. Pero tienes que enseñarles a mantenerse alejados de la ponzoña – concluí con un escalofrío al imaginarme a Alex paralizada por el veneno.
Jasper volvió a asentir y salió al bosque con uno de los grupos tras él. Yo me volteé hacia los que habían quedado conmigo, pensando cómo transmitirles mis ideas. De pronto algo me vino a la mente y tras musitar un escueto “esperad” corrí escaleras arriba hacia mi cuarto. Una vez allí cogí el tablero de ajedrez de mi abuelo y bajé a la misma velocidad.
- ¿Vamos a jugar al ajedrez? – preguntó Nessie, quien se había quedado conmigo, supongo que para que no se viera envuelta en las lecciones de guerra.
- No pequeña – la contesté, y mirando al resto proseguí con una sonrisa – Vamos a aprender a movernos encima de un tablero.
Me dirigí hacia la mesa y coloqué en su centro el tablero, disponiendo las piezas a su alrededor.
- Acercaros – pedí, y una vez que todos ellos me rodearon comencé con la clase agarrando los dos alfiles y colocándolos sobre el tablero – Como bien a mencionado Edward sus dos grandes armas, Jane y Alec, a partir de ahora los alfiles, suelen colocarse en primera fila junto con – y aquí agarré los caballos – Felix y yo, los luchadores más avezados. En mi ausencia colocarán a Heidi, quien normalmente ocupa el puesto destacado en la segunda fila de ataque. El resto de la Guardia se dispone junto a ella, en este caso sin ella, – coloqué los peones tras los alfiles y los caballos – formando una segunda fila que hace las veces de ataque y defensa. Tras ellos se encuentran los hermanos Vulturi, las torres, defendidos por otra línea dispuesta semicircularmente – coloqué otros peones de esa manera y miré uno por uno a los presentes - ¿Está entendido?
Asintieron todos, incluida Nessie, quien se concentraba en el tablero igual o más que el resto.
- Normalmente Jane ataca primero al cabecilla del aquelarre enemigo y cuando se ha divertido lo suficiente Alec usa su don para dejarlos a todos incomunicados, ciegos y sordos, sin defensa alguna – miré preocupado a Nessie, que no apartaba los ojos de mí – No sé si ella debería escuchar esto… - repuse, pero enseguida Carlisle me dijo que siguiera – Bueno. Con el enemigo paralizado no es muy difícil acabar con él. De eso se encarga la primera línea y parte de la segunda. Siempre hay efectivos que se encargan de la defensa, por si apareciera algún inconveniente de última hora – cogí aire y proseguí – Con Bella de nuestro lado esto no sucederá así, por lo que la sorpresa inicial estará de nuestro lado. Hay que montar por tanto una buena estrategia de ataque, que tendremos que discutir posteriormente. ¿Alguna duda?
Cuando todos ellos negaron comencé a organizar nuestro bando.
- Pasemos a nuestra organización. Bella es nuestra reina – y cogiendo la pieza la coloqué enfrentada a las filas enemigas – A su lado se puede disponer el resto de vampiros – coloqué los alfiles, los caballos, las torres y el rey en fila a sus lados y proseguí – y los lobos detrás, en una segunda fila de ataque – coloqué los peones en su lugar mientras meditaba el siguiente paso – Bella detendrá el ataque de Jane y Alec y cuatro de nosotros se desharán de ellos rápidamente – quité los alfiles enemigos y acerqué ambos bandos mientras seguía hablando – Aquí entrarán las indicaciones de Jasper ya que comenzará la lucha cuerpo a cuerpo. Pero propongo dejar una línea defensiva – coloqué varios peones al borde del tablero – porque ellos no dejarán libre el camino a los Vulturi hasta el último momento, cuando no les quede más remedio que luchar por sus vidas.
- ¿Y yo quién soy? – preguntó Nessie
- Tú no estarás presente pequeña – intervino Edward sonriente entrando en el salón seguido por el resto de su grupo.
Se hizo un cambio de grupos y volví a explicar la estrategia palabra por palabra mientras Nessie me ayudaba a mover las piezas. Me di cuenta de que Sam, que se encontraba en este segundo grupo, me miraba de forma menos tensa, como si finalmente me hubiera aceptado. Minutos después salí de mis dudas.
Al acabar la explicación Alex y yo nos separamos del resto, sentándonos en uno de los sofás el uno junto al otro, disfrutando en silencio de nuestra compañía. De pronto de acercó Sam y la mitad de la sala se tensó. Miré de reojo a Edward y le vi relajado, hecho que me tranquilizó.
- Veo que te preocupas por la manada – dijo secamente – No es que mi opinión haya sido escuchada hasta este momento pero quiero que sepáis que ya no me opongo a lo “vuestro” – dijo como si le costara la vida el pronunciar la última palabra – Eso sí, no quiero que andes todo el día por la reserva – añadió antes de dar la vuelta.
- Gracias, Sam – dijo Alex emocionada antes de abrazarme fuertemente – Sabía que cuando te conociera cambiaría de opinión – susurró en mi oído antes de besar dulcemente mis labios.

5 comentarios:

  1. HTTP://FANFICMARIA.BLOGSPOT.COM21 de febrero de 2011, 16:54

    ME GUSTA :) MUCHO ESPERO VER EL PROXIMO CAP :)

    ResponderEliminar
  2. oooh por dios .. por diooos pord dioooos...... enserio se viene una lucha no lo crooo... tsan bella nessie ¿y yo donde voy ?? ahi la inocencua de la infancia...y que puedo decir Dem ya sabe como conseguir la aceptacion gracias por el cap

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado... *suspiro* escribes como los dioses... ^^

    ResponderEliminar
  4. woooooooooo me encanto siempre es bueno esperar un capi de esta historia me encanta mucho besos y espero con ancias el siguiente capi

    ResponderEliminar
  5. Madre mia que miedo, aunque tengan un plan, aunque al parecer Bella use su escudo y Dimitri diga lo que sabe y haya una estrategia de "ajedrez" tan buena, me preocupa muchisimo esa batalla, pero mira, algo bueno he sacado de este maravilloso capitulo mi vida, y es que Sam parece que ya va cogiendo algo de mano a esa relacion, ya era hora, no me extrañaria que terminaran siendo uña y carne estos dos machos con genio, jajajajja
    Un beso mi chica y gracias por tremendas historias
    Y tambien gracias por tu apoyo cuando mas lo necesito
    te aqdoro Laura

    ResponderEliminar