Seguidores

martes, 30 de noviembre de 2010

Concurso "Mientras lees"


Mientras Lees (http://www.mientraslees.com/) sortea 7 extraordinarios lotes de libros, más de 70 en total, por su aniversario....
Es un concurso fabuloso, en el que os animo a participar....
un beso enorme!!

sábado, 27 de noviembre de 2010

Recordatorios....



CONCURSO “NAVIDAD CON LOS CULLEN”

Con la llegada de fechas tan señaladas como la Navidad y contando con que ese mismo día el blog cumple 6 meses he decidido proponeros un concurso….
Obviamente y de acuerdo con el título del concurso habrá que escribir un one-shoot ambientado en Navidad cuyos protagonistas sean parejas canon de Twilight o toda la familia...
No hay extensión mínima ni máxima, ni rating… Lo dejo todo a vuestra elección, no soy muy amiga de poner normas...
La fecha tope de envío de los os es el día 21 diciembre, y se publicarán un día después... Ese mismo día se abrirán las votaciones, que durarán hasta el 3 de enero, día que se dará a conocer a los ganadores....

Resumimos:
- Os Twilight con temática navideña
- Fecha de envío: hasta 21 diciembre
- Lugar de envío: saisy_06@hotmail.com
- Fecha de publicación: 22 diciembre
- Cierre votaciones: 3 enero (0 horas, horario España)
- Anuncio ganadores: 3 enero

Premios:
- Primer lugar: os escrito por mí con tema y personajes a elegir
- Segundo y tercer lugar: imagen hecha por mí a elegir
- Los tres primeros puestos recibirán su merecida condecoración, además de que les dedicaré un capi del fic que deseen

Aclaraciones:

Las votaciones serán por encuesta a los lectores, encuesta elegida previamente y que no será la de blogger....
Cada participante puede dar la publicidad que considere necesaria a su relato (blog propio, facebook, twitter…) eso sí, recuerden pedir que se lean todos los os antes de votar.... que antes de todo sea un concurso para y por la diversión del lector….
Los os pueden incluir portada o pueden no hacerlo, a gusto siempre del autor….

Ahora sí, muchos besos y…. ¡¡¡¡A escribir!!!!




SORTEO 6 MESES

¿Qué se sortea?
Corpúsculo + dos marcapáginas oficiales de “Eclipse” (uno de Edward y otro de Bella) + marcapáginas del blog + alguna otra cosilla que se me ocurra



¿Cuándo se sortea?
25 diciembre (día en que se cumplen 6 meses de vida del blog)

- Mano inocente: random.org
- Ámbito nacional (España) Lo siento, pero los gastos de envío se me salen del presupuesto si lo hago de ámbito internacional… Ya habrá otros sorteos más adelante
- Requisitos: ser seguidor del blog

- Para participar: mandar un correo a saisy_06@hotmail.com (asunto: SORTEO 6 MESES) con los siguientes datos:
*Nombre y URL del perfil blogger
* Puntos extras + links que los acrediten

- Cómo conseguir puntos extras:
+1: ser seguidor del blog antes del anuncio del concurso
+5: entrada anunciando el concurso en blog propio
+3: llevarte el banner del concurso a tu blog
+2: agregarnos en facebook (Cientos DeMiles DeHistorias)
+3: anuncio en facebook del concurso
+1: responder a la siguiente pregunta: ¿cómo conociste el blog? (sinceramente por favor, no tengo ningún problema con que haya sido gracias al sorteo)
Total máximo de puntos a conseguir: 15 + 1 (este punto será otorgado siempre por participar)

Todos los puntos se convertirán en papeletas, cuyos números serán enviados al participante antes del sorteo. Por favor, si el día antes del sorteo (24 diciembre) no he contestado a vuestro email hacédmelo saber mandándome otro o bien posteando esta entrada.



SORTEO 100 SEGUIDORES

el blog ha llegado a la estimable cifra de 100 seguidores!!!! por ello me he decidido a hacer un sorteo internacional para que puedan participar todo aquel que quiera y celebrarlo conmigo!!!!

¿Qué se sortea?
3 lotes de 10 marcapáginas cada uno, todos ellos hechos por mis manitas….
Por lo tanto, habrá 3 ganadores

¿Cuándo se sortea?
25 diciembre (día en que se cumplen 6 meses de vida del blog)

- Mano inocente: random.org
- Ámbito internacional
- Requisitos: ser seguidor del blog

- Para participar: mandar un correo a saisy_06@hotmail.com (asunto: SORTEO 100 SEGUIDORES) con los siguientes datos:
*Nombre y URL del perfil blogger
* Puntos extras + links que los acrediten

- Cómo conseguir puntos extras (completamente opcionales):
+5: entrada anunciando el concurso en blog propio
+3: llevarte el banner del concurso a tu blog
+2: agregarnos en facebook (Cientos DeMiles DeHistorias)
+3: anuncio en facebook del concurso
+1: responder a la siguiente pregunta: ¿cómo conociste el blog? (sinceramente por favor, no tengo ningún problema con que haya sido gracias al sorteo)
Total máximo de puntos a conseguir: 14 + 1 (este punto será otorgado siempre por participar)

Todos los puntos se convertirán en papeletas, cuyos números serán enviados al participante antes del sorteo. Por favor, si el día antes del sorteo (24 diciembre) no he contestado a vuestro email hacédmelo saber mandándome otro o bien posteando esta entrada

jueves, 25 de noviembre de 2010

Clases de piano


CLASES DE PIANO

Ese día amaneció nublado en Forks como todas y cada una de las mañanas de las dos semanas que Bella llevaba viviendo allí. Había vuelto a su pueblo natal a cuidar de Charlie, su padre, que se encontraba convaleciente después de haber recibido un disparo en un muslo. Él era el sheriff del pueblo y aunque solía ser un trabajo tranquilo unos delincuentes habían intentado atracar la tienda de deportes y al querer detenerles había recibido una descarga completa de revolver. Bella daba gracias al cielo porque sólo le hubiese alcanzado una de las balas, ya que podían haberlo matado.
Como buena hija se trasladó desde Phoenix, donde vivía con su madre y el actual marido de esta, hasta Forks para echar una mano a su cabezota padre, que juraba y perjuraba por teléfono que no le hacía falta. Pero Bella sabía que no era así. Descontando que nunca había sido muy buen cocinero y que sobrevivía a base de pescado frito y comida basura, su dormitorio se encontraba en el segundo piso y le costaría un triunfo subir hasta él. Además, estaba el tema de la casa. Sin alguien que limpiara e hiciera la colada en menos de una semana su padre parecería un mendigo.
Por todo ello viajó hasta su antiguo hogar y se instaló sin mayores problemas. Sólo llevó consigo algo de ropa, un par de libros y su viejo ordenador portátil. A los tres días se dio cuenta de que el ordenador era prácticamente inservible debido a la nula conexión a internet, y los libros se los había releído tantas veces que se los sabía de memoria. Sin nada mejor que hacer se apuntó a unas clases de refuerzo de piano que se anunciaban en pequeños carteles diseminados por el pueblo, después de que Charlie diera el visto bueno por supuesto.
Charlie estaba obsesionado con la seguridad de su hija, y controlaba todo lo que podía de su vida. El vivir en otro estado no ayudaba mucho, pero ahora que estaba en Forks junto a él intentaba saber dónde iba y con quién. Aún así no había puesto problema alguno con lo de las clases de piano. Según él el profesor era el hijo menor del doctor Carlisle Cullen, una eminencia médica que trabajaba en el pequeño hospital del pueblo.
Tras dar una barrida a toda la casa y dejar la comida medio preparada Bella se dirigió hacia la dirección que su padre la había indicado. Había sido él el encargado de hablar con Carlisle sobre las clases en una de sus visitas diarias al hospital y este le había dado una respuesta afirmativa al día siguiente. Por ello la joven no conocía al que sería su profesor, ni siquiera había oído su voz.
Llamó suavemente a la puerta de la enorme mansión que correspondía a las señas indicadas por su padre, preguntándose si se estaría equivocando. Antes de que pudiera arrepentirse y darse la vuelta un hombre joven, más o menos de su misma edad, se encontraba ante ella.
- ¿En qué puedo ayudarte? – la preguntó dulcemente mirándola de arriba abajo, recorriendo su anatomía y dándose cuenta de lo hermosa que era esa desconocida que tenía delante.
- Soy Bella Swan – dijo la muchacha con voz estrangulada intentando contener el nerviosismo que se había apoderado de ella al contemplar a aquel hermoso joven – Y busco a Edward Cullen.
- Yo soy Edward, – respondió él sonriendo y ofreciéndola la mano – tu profesor – prosiguió cuando sus pieles entraron en contacto. – Pero pasa, no quedes en la puerta.
Bella siguió a Edward hacia el interior de la casa pensando en su maldita suerte. Su profesor de piano era una escultura griega andante, un perfecto Adonis, y ella quedaría en ridículo en cuanto volviera a abrir la boca. Porque no sabía que tenía que la dejaba sin palabras, ni siquiera su cerebro había funcionado correctamente cuando él la había mirado con sus brillantes ojos esmeralda.
Edward guió a Bella hasta la salita del piano, situada en el primer piso de la casa de sus padres. Por el camino pensó en la suerte que había tenido al encontrarse con semejante belleza. Porque no hacía ni un minuto que la había conocido y no podía sacársela de la cabeza. En el mismo momento de haber tocado su piel quiso atraerla a sus brazos y besar suavemente sus labios. Pero se contuvo. No se conocían y probablemente ella no le correspondía. Al fin y al cabo ¿quién se enamora a primera vista?
Al llegar a la salita donde se encontraba el piano ninguno supo muy bien qué hacer, pero Edward tomó valor de donde pudo y comenzó a hacer pequeñas preguntas a Bella para relajar el ambiente.
- Que mal educado soy – la dijo invitándola a sentarse en la banca del piano - ¿Quieres algo de beber? ¿De comer?
- No gracias – respondió ella sonrojándose – Estoy bien…
El silencio les invadió unos segundos, lo que tardó Edward en sentarse junto a ella y pasar suavemente sus dedos por la extensión del teclado.
- Y bien ¿Qué tipo de experiencia tienes?
Como ambos estaban pensando en lanzarse en brazos del otro y Edward se dio cuenta de la posible ambigüedad de su pregunta enseguida se apresuró a añadir:
- Con el piano, quiero decir. ¿Has tocado alguna vez?
Bella se sonrojó furiosamente de nuevo. Ni ella misma sabía si por el doble sentido y las ganas que tenía de besar los labios tan masculinos de su profesor o porque jamás había tocado un piano.
- La verdad es que no – dijo avergonzada – Sería mi primera vez…
Edward jadeó de la impresión. Bella lo tomó como una mala señal, nadie en su sano juicio se apuntaría a clases de refuerzo de piano sin antes conocer siquiera la disposición de las teclas. Pero Edward no se lo tomó a mal, al contrario. El poderla enseñar desde cero significarían más horas al lado de esa diosa de pelo y ojos del color del chocolate fundido. El jadeo había salido involuntariamente de sus labios al pensar en el doble sentido de la frase. De nuevo sus pensamientos se volvían sucios y su mirada se dirigía a su espectacular figura. Bella nunca había sido una chica exuberante de esas que llamaban la atención a primera vista. Pero sí tenía sus encantos, era una chica con todas las letras y eso a Edward le volvía loco.
- No pasa nada. Podemos empezar de cero… - la contestó suavemente si dejar de mirar su oscuros ojos chocolate.
Bella asintió y Edward comenzó a explicarla la disposición de las escalas en el teclado y cómo debía de posicionar los dedos en cada una de las teclas. Bella agradeció mentalmente el haber dado clases de solfeo cuando era pequeña, si no en ese momento estaría completamente perdida y más avergonzada aún.
Tras explicarla brevemente el funcionamiento de las escalas sobre el teclado Bella intentó tocar una canción muy sencilla, sin incluir todavía los acordes. El resultado no fue del todo favorable, si bien tampoco fue un completo desastre. Edward, sin embargo, estaba contento con ello ya que Bella había asimilado sus indicaciones rápida y eficazmente.
- Está muy bien – la animó cuando a la cuarta vez de intentarlo la salió la melodía completa sin fallo alguno. – Ahora intentarás otra y si consigues dominar el teclado mañana empezaremos con los acordes.
Bella se sonrojó y le sonrió asintiendo. Enseguida dos pensamientos se agolparon en su cabeza mientras Edward buscaba otra melodía sencilla: “mañana volvería a verle” y “mañana empezarían con los acordes”. Lo primero la hacía más ilusión de la que alguna vez había experimentado. No sabía porqué pero ese hombre la atraía más allá de cualquier pensamiento racional. Y tenerlo tan cerca no ayudaba nada a mantener su cordura y concentración. El problema estaba en lo que él había dicho: “mañana empezaremos con los acordes”. Ella era un poco torpe, no solía compenetrarse muy bien. Y el mover las dos manos a la vez de forma diferente podría resultar un pequeño problema.
Mientras, Edward rebuscaba entre sus cuadernos una melodía básica que pudiera servirles en ese momento. Al poco tiempo la encontró, pero cuando se volvió hacia Bella se quedó sin palabras. Estaba con la vista en el teclado, pensando silenciosamente mientras se mordía su labio inferior. Sus instintos más básicos se despertaron y tuvo que hacer un gran esfuerzo para no estrecharla entre sus brazos y besarla.
- Esta servirá – dijo con voz grave sacando a Bella de sus pensamientos.

Al día siguiente y a la misma hora Bella se dirigía de nuevo hacia la casa de Edward. Estaba nerviosa, había pasado más de una hora escogiendo la ropa que se pondría, optando finalmente por unos pantalones ajustados y una blusa azul cielo que resaltaba sus pequeñas curvas. Tocó suavemente el timbre y enseguida se abrió la puerta. Allí estaba Edward tan hermoso como recordaba, invitándola a pasar con su sonrisa medio torcida que hacía que perdiera el hilo de sus pensamientos.
Juntos se dirigieron hacia la salita de música y la clase empezó sin contratiempo alguno. Edward la explicaba lentamente y con paciencia los diferentes acordes y la manera más fácil de recordarlos, y Bella intentaba concentrarse. Pero era difícil para ella teniendo a su lado a un hombre tan apuesto, y cada vez que lo pensaba sus mejillas se coloreaban fuertemente. Edward, por su parte, admiraba ese sonrojo espontáneo y no cesaba de preguntarse qué pasaría por su cabeza.

Así pasaron los días y pronto habían pasado tres semanas. Bella tocaba bastante bien el piano y las partituras que escogía Edward eran cada vez más complicadas. Esa mañana el joven se decidió a dar el siguiente paso. Los últimos días había pasado entre sonrisas, miradas veladas y suaves roces realizados con la clara intención de seducirse mutuamente. Y ese día Edward la abriría su corazón.
Estuvo nervioso toda la mañana y Bella lo notó, pero no quiso entrometerse en sus asuntos. Al acabar la clase Edward se armó de valor y se volvió sonriente hacia su bella acompañante.
- Bella. Quería… Bueno, invitarte a tomar algo esta tarde… - la dijo con un nudo en el estómago debido al nerviosismo
- ¿Tomar algo? – preguntó ella confundida. Nunca se había imaginado que Edward la diría algo así
- Esto… - contestó pasándose la mano por el pelo repetidas veces – sólo si tú quieres…
- Sí claro. Sí quiero – respondió enseguida y al momento se sonrojó pensando en lo desesperada que había sonado
- Entonces tenemos una cita – dijo él sonriente

Llegaron las ocho de la tarde y Edward pasó a recoger a Bella. Había estado toda la tarde pensando en dónde llevarla, y ella en qué ponerse. Finalmente Edward optó por un restaurante italiano y Bella por una falda vaquera hasta las rodillas y una blusa blanca.
La cena transcurrió entre bromas y anécdotas. Edward de vez en cuando rozaba la mano de Bella y esta se sonrojaba, y entonces él la acariciaba suavemente la mejilla, el brazo…
Tras llevar a Bella a su casa la acompañó hasta la puerta y antes de que entrara la cogió suavemente por el brazo.
- He disfrutado mucho esta noche – comenzó suavemente
- Yo también – afirmó ella
- Pero aún queda algo…
Y acercándose lentamente a Bella posó sus labios sobre los de ella comenzando un primer beso que sellaba su primera cita haciéndola prácticamente perfecta.
.......................................................................................................
Hola!!!
Aquí os dejo el OS con el que participo en un concurso organizado por Eléctrica...
por si quieren leer los demás OS y votarnos os dejo la dirección: http://electricaobsesion.blogspot.com/
Siento no haber subido capi ayer, y creo qeu tampoco subiré mañana.... pero no me maten... o sí.... XD
el problema es que tengo una contractura en el trapecio izquierdo que me coje desde el cuello hasta el codo, y obviamente, me es muy difícil estar sentada frente al ordena y sobre todo escribir....
además tengo que estudiar y eso no facilita el asunto...
asi que os pido un poquito de paciencia...
besos!!!

lunes, 22 de noviembre de 2010

Imprimado - Cap 04


CAPÍTULO 4: EL TUO CANTANTE

Tras alimentarme en el bosque y probar mi nueva dieta nos dirigimos de nuevo hacia la mansión Cullen. Una vez allí Alice me hizo cambiarme de ropa, por lo que sólo me quedaba un pantalón y dos camisas limpios. No quise discutir con ella, por lo que me puse ropa limpia, pero no entendía muy bien porque tenía que hacerlo. Sólo la había llevado puesta unas tres horas y estaba completamente limpia. Pero la hice caso ante la mirada de todo el aquelarre y subí rápidamente a mi dormitorio.
Cuando bajé Nessie corrió hacia mí y medio metro antes de alcanzarme tropezó, cayendo a mis pies. Pero antes de que se golpeara contra el suelo la cogí y la alcé acomodándomela en la cintura.
- No deberías correr, podrías caerte y hacerte daño – la regañé suavemente alborotando su cabello.
Ella hizo un mohín con su linda boquita y yo la sonreí como un bobo, y cuando alcé la mirada vi como Bella, Rosalie y Emmett me miraban sorprendidos.
Me acerqué a Bella y la entregué a la niña, quien hizo una mueca de disgusto y puso su mano en la mejilla de su madre. Bella la miró preocupada y yo me alejé saliendo hacia el garaje, donde Alice me había dicho que me esperaría. Sin embargo no estaba allí, sino que todavía se encontraba en su cuarto junto a su marido.
Me apoyé en el Mercedes negro, el coche que tenía más cerca, y me dispuse a esperar. Sentí como Emmett, Rosalie, Bella y Renesmee se dirigían hacia mi posición, pero no me moví. Los dos primeros se subieron en el BMW descapotable mientras Bella se acercaba a mí con su hija en brazos.
- Demetri. – llamó mi atención – Nessie quiere acompañarte de compras. ¿No te importa? Rosalie se hará cargo, pero ella quiere ir contigo.
- Por supuesto, Bella. – la contesté posando mi mirada en la suya – No hay ningún problema. – Y más bajito añadí – Siento haber amenazado a tu familia en el pasado.
Ella abrió los ojos sorprendida y asintió suavemente, pero no pudo decir nada porque en ese momento entró Alice chillando seguida de Jasper.
- ¡Vamos, vamos, vamos! ¡Qué sólo tenemos cuatro horas!
Se montaron en el Porche amarillo que claramente pegaba con su personalidad y yo me subí en su asiento trasero. Si tenía que elegir entre un malhumorado Jasper y una hiriente Rosalie me quedaba con el primero. Por lo menos él no se daba ínfulas de grandeza ni nada por el estilo, únicamente estaba preocupado por su familia.
Bella intentó que Nessie montara en el asiento trasero del BMW, pero la pequeña tenía otra idea y no paró hasta conseguir que su madre la sentara junto a mí. Jasper se removió incómodo y me dio una mirada de advertencia, a lo que yo le respondí con una gran sonrisa falsa. Si él iba a desconfiar de mí que lo hiciera, yo no iba a estar pidiendo perdón cada tres minutos.
Nos pusimos en marcha y por el camino Nessie fue contándome lo que hacía en un día normal. No podía ir a la escuela porque crecía muy rápido y sería difícil de explicar. Sin embargo, su padre y su abuelo la daban clases, y a veces también su abuelita y alguno de sus tíos. Por lo que pude ver aprendía muy deprisa. Además, me relató los juegos que más la gustaban y sus dibujos preferidos. Cuando me quise dar cuenta estábamos en el parking de un gran centro comercial.
Lo primero que hicimos fue dirigirnos a una tienda de ropa masculina. Allí me probé medio centenar de prendas bajo la atenta mirada de Alice y Rosalie. Fue una maldita tortura. De no ser por la forma en la que la brillaban los ojos a Alice cada vez que salía del probador con algo que la gustaba diría que lo hacían a posta para vengarse. Nessie estaba con ellas y brincaba de vez en cuando cuando algo la gustaba especialmente, peor al rato se empezó a cansar de verme salir y entrar con diferentes atuendos.
- Ya vámonos… - dijo realmente cansada
- Sí venga – respondí mirando a Alice, que asintió de mala manera.
Nos dirigimos entonces hacia la caja registradora, donde había siete bolsas enormes esperándonos con todo lo que habíamos elegido. Pagué escandalizado por la cifra que me dieron y salimos de allí.
Yo tenía la vaga esperanza de que esto hubiese terminado, pero no tuve tanta suerte. El par de vampiras se dirigió entre risas a una mercería y yo comencé a protestar.
- Eso sí que no. Una cosa es que pose durante dos horas para vosotras… Pero mi ropa interior la elijo yo…
Obviamente no me sirvió de nada y media hora después el montón de bolsas había crecido.
Finalmente compramos tres pares de zapatos y dos de zapatillas y nos dirigimos hacia la tienda de juguetes, donde yo quería ir desde un principio.
- Nessie – la llamé, y ella se volvió hacia mí desde los brazos de Jasper, que no se había despegado de la enana en un solo momento – ¿Me ayudas a elegir la muñeca más bonita de la tienda?
Ella me miró sorprendida y enseguida se lanzó al suelo y se puso a recorrer toda la tienda seguida por todos nosotros. Cuando llegamos a la sección de muñecas lo sentí. El olor más delicioso que jamás había percibido antes estaba allí, ante mis ojos. Provenía de un joven dependiente que estaba colocando unos pequeños camiones articulados en una estantería. Enseguida decenas de imágenes pasaron por mi mente: su sangre corriendo por mi garganta, la insuficiente caza de horas atrás, la corta distancia que me separaban de mi presa…
Pero con un grito de Alice Jasper y Emmett se abalanzaron sobre mí e intentaron sacarme de allí. Yo intenté luchar contra ellos y casi consigo deshacerme de su abrazo, pero un par de ojos captaron mi atención. Renesmee me miraba asustada desde los brazos de Rosalie, y enseguida logré recordar porque estaba allí. Alejandra.
Haciendo un esfuerzo sobrehumano intenté relajarme pensando en Alejandra y en Nessie, no quería asustarla más, y dejé que Jasper y Emmett me sacaran de allí. Cuando aflojaron su agarre eché a correr hacia el bosque, y ellos me siguieron. Me hubiera gustado pensar que era porque estaban preocupados por mí, pero no era así; simplemente querían cerciorarse de que no mataba a ningún humano.
Cerca de la mansión Cullen frené mi marcha y me dejé caer de rodillas. Por primera vez en mi larga existencia me sentía mal por querer matar a un humano. Y no entendía qué me había pasado, porque me había descontrolado de esa manera. Llevaba toda la vida, y toda la tarde rodeado de humanos. Pero había sido oler se sangre y volverme loco. Como si… Un momento, ¿sería ese muchacho mi cantante? ¿Después de tantos años y cuando me vuelvo “vegetariano” me encuentro con mi cantante? Debía de ser una macabra broma del destino…
Realmente me estaba volviendo loco. Primero lo de la imprimación y luego esto. Sin contar el cariño que le había cogido a la pequeña Cullen. Pobrecita, estaba muy asustada. Seguro que no quería volver a verme.
- De hecho está preocupada por ti. Y si no fuera por mí estaría aquí ahora mismo.
- Edward – dije volviéndome hacia él – Lo siento. No quise… Yo… No quise asustarla – me disculpé torpemente – entiendo que no quieras que se vuelva a acercar a mí.
Edward soltó una carcajada y se acercó a mí dándome una palmada en la espalda.
- Ya te ha atrapado a ti también. Nos tiene a todos en la palma de su pequeña manita. Y por supuesto que no la voy a alejar de ti, solamente quería hablar contigo solas y con ella revoloteando sería difícil.
- Tú dirás – le animé un poco más animado por sus palabras. Al menos me podría disculpar con la enana.
- Hoy has sido fuerte. No todos los vampiros pueden estar tan cerca de su “cantante”…
- Casi lo mato… - gemí – Así que no he sido nada fuerte…
- Bueno, pero Emmett y Jasper estaban allí y aunque en un primer momento pudieran detenerte ambos sabemos que no lo hubieran conseguido por mucho tiempo…
Las imágenes de la escena vivida llenaron mi cabeza y Edward pudo verlo desde mi perspectiva.
- ¿Ves? Tienes un gran autocontrol… - me animó – Vamos a casa. Nessie está ansiosa por verte.
Yo le seguí algo más convencido conmigo mismo. Al fin y al cabo había logrado controlarme lo suficiente para que los Cullen me sacaran de allí sin problemas, pero aún así… De haber estado solo había acabado con la vida de ese humano, o incluso de varios humanos.
Al llegar a la mansión Cullen me encaminé hacia el salón, donde estaba toda la familia. Pasé por delante de Nessie y me dirigí hacia Carlisle, aunque en realidad mis palabras iban para todos ellos.
- Lo siento. No debería de haber perdido los papeles… Si queréis que me vaya…
Estas palabras pensadas durante toda la tarde dolieron en mi interior. Yo no quería separarme de Alejandra, y mucho menos sin haberla visto de nuevo.
- La verdad es que esperaba algo así – habló Carlisle – y no creía que te ibas a controlar de esta manera. Es duro adaptarse a nuestra dieta, pero tú has dado un paso de gigante esta tarde. Así que nadie va a echarte de esta familia…
Yo sonreí sinceramente y asentí con la cabeza como forma de agradecimiento, y enseguida me volví hacia Nessie.
- Perdóname pequeña, no quería asustarte – la dije arrodillándome ante ella.
- No me asustaste – me contestó – Bueno, un poquito. Pero solo al principio. Luego tus ojos cambiaron de color y me dejaste de dar miedo – me dijo acariciando con un dedito mis ojeras.
Me iba a levantar cuando volvió a llamar mi atención.
- Mira. Tía Alice y yo elegimos la muñeca más bonita de la tienda para ti. – y me enseñó una preciosa muñeca de trapo que tenía en su espalda - ¿Te gusta?
- Es muy bonita – la dije – Pero es tuya. Yo quería hacerte un regalo y lo estropeé…
- ¿Era para mí? ¿Me ibas a comprar una muñeca?
Yo asentí y ella se tiró a mi cuello abrazándome con sus cortos bracitos susurrándome varios “gracias” mientras me daba besitos en la mejilla.

La noche pasó tranquila. Más bien porque en la casa únicamente nos quedamos Carlisle y Esme y yo. La mayor parte la pasé en mi dormitorio, jugando al ajedrez en solitario, como solía hacer de vez en cuando en Volterra.
Y ya que había sacado el tema tenía que llamar un día de estos a Aro para contarle cómo iban las cosas por Forks. Pero antes hablaría con los Cullen y se lo expondría. Así no habría malentendidos y nos pondríamos de acuerdo en qué decirle. Aunque una cosa era segura: Nessie era una niña adorable y no dejaría que la hicieran daño.
La mañana llegó y yo me di una ducha rápida y estrené unos pantalones y una camisa de lo que habíamos comprado el día anterior. Estaba terminando de abrocharme la camisa cuando unos golpecitos en la puerta hicieron que me diera la vuelta. Detrás de ella, en el pasillo, estaba Nessie. No necesitaba mi don para situarla, su simple olor me bastaba.
- Pasa pequeña – la dije y enseguida ella me obedeció.
- Papá y el abuelito quieren verte – me dijo cogiéndome de la mano y tirando de mí hacia la puerta.
- Pues no les hagamos esperar – la dije sonriendo, aunque preocupado por dentro por lo que querrían.
Todos estaban de nuevo en el salón esperándome, parecía ya una costumbre. Estaba hasta Jacob. Y fue Carlisle el que habló de nuevo.
- Demetri. Acaba de llegar Jacob y nos ha comentado algo que seguro te hará feliz – y sin más le pasó la palabra al lobo.
- Hoy podrás ver a Alex – dijo lacónicamente pero sin poder ocultar la sonrisa – Eso sí, sólo el tiempo que ella quiera y sólo la volverás a ver si ella así lo desea.
La alegría invadió mi cuerpo y sólo una palabra quedó grabada en mi mente: Alex…

viernes, 19 de noviembre de 2010

Premio!!! y pequeñas aclaraciones....

Hola!!!
Aquí traigo un lindo premio otorgado por Mari, del blog "Sangre y hielo"... lo ha dibujado ella misma.... XD
Muchas gracias por acordarte de mi nena.... y siento no haberlo subido antes, pero estoy saturada....
Además, quería deciros que empezaré a hacer los capis de "Amor sobre ruedas" más largos ya que así lo quereis muchas... pero solo subo un capi por semana.... no tengo tiempo para mas.... hay veces que hasta me cuesta seguir el ritmo....
Otra pequeña aclaración, esta vez de "El sexo no mata".... alguna preguntasteis (no sé ya si aquí o en FF) si Bella no era virgen... en el capi dejé claro que no, pero lo repito.... digamos que utilizó elementos complementarios en su priemra vez en vez de hacerlo con un chico.... XD.... (madre mía que explicación más rara para decir que "perdió la virgindad con un consolador"; y antes de que os lo pregunteis: sí, se puede)
Ahora sí: un beso enorme a todas!!!!

jueves, 18 de noviembre de 2010

Regalito


Hola!!!
Os cuelgo un hermoso regalo de parte de María, del blog "Soy cazadora de sombras y libros"... os invito a pasaros por él... http://www.soycazadoradesombrasylibros.com/
un beso a todas y miles de gracias a María!!

martes, 16 de noviembre de 2010

Recordatorio - Concurso


CONCURSO “NAVIDAD CON LOS CULLEN”

Con la llegada de fechas tan señaladas como la Navidad y contando con que ese mismo día el blog cumple 6 meses he decidido proponeros un concurso….
Obviamente y de acuerdo con el título del concurso habrá que escribir un one-shoot ambientado en Navidad cuyos protagonistas sean parejas canon de Twilight o toda la familia...
No hay extensión mínima ni máxima, ni rating… Lo dejo todo a vuestra elección, no soy muy amiga de poner normas...
La fecha tope de envío de los os es el día 21 diciembre, y se publicarán un día después... Ese mismo día se abrirán las votaciones, que durarán hasta el 3 de enero, día que se dará a conocer a los ganadores....

Resumimos:
- Os Twilight con temática navideña
- Fecha de envío: hasta 21 diciembre
- Lugar de envío: saisy_06@hotmail.com
- Fecha de publicación: 22 diciembre
- Cierre votaciones: 3 enero (0 horas, horario España)
- Anuncio ganadores: 3 enero

Premios:
- Primer lugar: os escrito por mí con tema y personajes a elegir
- Segundo y tercer lugar: imagen hecha por mí a elegir
- Los tres primeros puestos recibirán su merecida condecoración, además de que les dedicaré un capi del fic que deseen

Aclaraciones:


Las votaciones serán por encuesta a los lectores, encuesta elegida previamente y que no será la de blogger....
Cada participante puede dar la publicidad que considere necesaria a su relato (blog propio, facebook, twitter…) eso sí, recuerden pedir que se lean todos los os antes de votar.... que antes de todo sea un concurso para y por la diversión del lector….
Los os pueden incluir portada o pueden no hacerlo, a gusto siempre del autor….

Ahora sí, muchos besos y…. ¡¡¡¡A escribir!!!!

lunes, 15 de noviembre de 2010

imprimado - Cap 03


CAPÍTULO 3: PRIMEROS DÍAS, PRIMERAS IMPRESIONES

- Eres bienvenido siempre y cuando cumplas un par de normas - comenzó Carlisle seriamente pero sin resultar agresivo – La primera de ellas es no matar a ningún humano en lo que estés aquí y la segunda no acercarte a la reserva quileute.
- Pero… - comencé contrariado, pero enseguida me callé al ver las miradas iracundas de la mayoría del aquelarre Cullen.


- No me pueden pedir que deje de alimentarme – le contesté controlando mi cabreo. - ¿y qué es eso de no acercarme a la reserva?
- No queremos asesinos en nuestra familia – me contestó Rosalie con odio.
Estaba a punto de responderla con una grosería cuando Esme la regañó. Esa señora me estaba empezando a caer bien.
- Comprenderás que debemos de mantener las apariencias, además de que es una petición expresa de la manada para tu aceptación. – siguió Carlisle.
- Y lo de la reserva es muy simple – prosiguió Edward ante mis preguntas mentales acerca de ello – Tenemos un trato con los quileutes. Ellos no nos atacan si nosotros nos mantenemos alejados de sus tierras. Obviamente ahora disfrutamos de mayor libertad por Nessie, pero eso no te incluye a ti. Y nos hemos comprometido a mantenerte alejado.
- Pero… Ella… - dije pensando en cómo podría verla si no me dejaban acercarme.
- No te preocupes – dijo Emmett sonriendo – te conseguiremos citas.
Y dicho esto estalló en carcajadas ante la furiosa mirada de su esposa.
- ¿Me conseguiréis citas? – les pregunté sorprendido. ¿Estaban a favor de que la viera?
- Conocemos tu problema – me contestó Carlisle – Estáis imprimados, y si nos empeñamos en manteneros alejados ambos sufriréis. Obviamente a la manada le da un poco igual lo que te suceda, pero no quiere perder a alguien de los suyos. Sería como ordenarla que se auto inmolara.
Yo estaba alucinando, ¿pero de qué demonios hablaba este hombre? ¿Tantos años sin sangre humana le había reblandecido el cerebro?
- Será mejor que te lo explique Jacob, al fin y al cabo él es el alpha de Alex.
Me di cuenta de que Renesmee y Jacob habían entrado de nuevo en la sala y que ella estaba comiendo una manzana a regañadientes. Jacob se acomodó en el sofá y la pequeña se sentó en su regazo.
- Bien. Sólo lo voy a explicar una vez, así que estate atento – me dijo serio – La imprimación es parte de nuestra naturaleza. Cada lobo y loba tenemos un alma gemela predestinada, algo así como la otra mitad que nos complementa. Cuando la encontramos nada nos puede separar, los lazos que nos unen son tan poderosos que pueden llevarnos a la locura. Es como si la Tierra dejara de girar alrededor del Sol para girar alrededor de ella, como si ya nada te uniera a este mundo excepto tu imprimación.
Se calló y miró con amor a la pequeña Renesmee y yo casi me caigo de espaldas por su revelación.
- Imprimación… O sea, no amor…
Jacob se carcajeó y me corrigió.
- La imprimación potencia el amor, es una droga aún más fuerte que dicho sentimiento humano. El amor puede acabarse, desleírse con el tiempo, la imprimación no. Ni con el objeto de tu deseo muerto se alejara de ti.
“Imprimación” pensé intentando entender todo su significado. Yo estaba imprimado. Lo que significaba que nunca nadie me podría separarme de ella. La felicidad me llenó un momento, lo que tardé en acordarme de los Vulturi.
- Pero… Yo soy un vampiro
- La verdad es que todos estamos bastante asombrados. Cuando vi en su mente lo que había pasado casi me muero del susto allí mismo, en el claro. Y no te digo nada cuando se enteró Sam, todavía está maldiciéndote. Pero bueno, ha pasado y si sigues las dos normas de Carlisle todo estará bien.
- ¿Viste su mente? – pregunté. Parecía tonto pero apenas entendía nada.
- Yo te digo – me dijo la pequeña, que ahora estaba en brazos de su madre. – Mi Jake es el alpha y él, como mi papá, sabe lo que todos sus amiguitos lobos piensan, ¿a qué sí mami?
Bella asintió y Emmett soltó una carcajada seguida de un “ qué lista es la pulguita”
- Exacto Ness – corroboró Jacob – No entraré en detalles, pero puedo “leer” la mente de mis hermanos. Y sé que ella está imprimada, y… no me opongo. – mi corazón saltó ante esas palabras, pero enseguida volvió a su sitio con las siguientes – Pero Sam sí lo hace. Él es el otro macho alpha y ve lo vuestro como una aberración.
¿Aberración? Le iba a decir yo dos palabras a ese Sam.
- Siempre y cuando todo vaya según lo acordado intentaremos convencer a Sam – dijo Carlisle – y por supuesto podrás ver a Alejandra siempre que ella quiera.
- Pero ahora – le cortó Alice – vamos a dejarle descansar. Ha sido un día muy duro y estará agotado.
Vi como Rosalie rodaba los ojos pero Alice tenía razón. Tanta información me había dejado traspuesto y me gustaría poder pensar un rato sólo.
- Nessie y yo te mostraremos tu cuarto – prosiguió Alice emocionada cogiendo a su sobrina en brazos.
- ¡Sí! – dijo la pequeña
Yo las seguí rumbo a las escaleras y nos dispusimos a subirlas los tres solos. Jasper hizo ademán de seguirnos, pero fue frenado por una mirada de su esposa.
- Tu habitación está en el tercer piso – me comentó Alice por el camino – La he decorado yo. Espero que te guste.
- Gracias Alice – la dije sinceramente – pero no tenías que haberte molestado, ya sabes que no es necesario para nosotros.
- Todos necesitamos nuestro propio espacio, además querrás ducharte de vez en cuando y tener un sitio donde cambiarte, ¿no?
Yo asentí y justo cuando llegamos ante la puerta del que sería mi dormitorio Renesmee se me acercó aún en los brazos de Alice.
- La de enfrente es la de mi papá, mi mamá y mía. A veces nos quedamos. Por si quieres jugar – y dicho esto posó sus labios contra mi mejilla dejando allí un corto beso.
- Gracias pequeña. Algún día jugaremos – la prometí guiñándola el ojo.
Su besito había ablandado aún más mi corazón hasta hace días inerte. Esa niña se había ganado todo mi cariño en pocos minutos y no permitiría que nadie la dañara.
- Dime Nessie – me dijo cuando se iban escaleras abajo.
- Adiós Nessie – me despedí y me metí en mi dormitorio.
Me tumbé en la cama y me dispuse a organizar mis pensamientos. Estaba bastante confuso. Primero la aceptación de casi la mitad del aquelarre, incluyendo a aquella maravillosa niña. Nessie era alguien especial, se veía a la legua. No entiendo cómo pretendimos dañarla.
Y para rematarlo la presencia de Jacob, el perro. Se notaba que amaba a la pequeña, al igual que todos los demás pero a la vez de diferente manera, más intensamente. Eso y la explicación de la imprimación me había dejado trastocado. Se podría pensar que él estaba imprimado de Ness por como la hablaba, miraba y tocaba. Pero era algo enfermizo.
“No más enfermizo que lo tuyo”, me dijo mi conciencia. Y es que Alejandra y yo pertenecíamos a dos razas completamente distintas. Incompatibles y enemigas. Bueno, Jacob y la niña también.
Lo que no entendía muy bien es la serenidad con la que Edward llevaba eso. Se supone que es su bebé, que no tienen más que meses. Y ya hay un tipo detrás de ella, ganándose su corazón. Nunca seré padre, pero de serlo controlaría muy bien a los pretendientes de mis pequeñas.
Así pasé toda la noche, debatiéndome con las novedades que me habían anunciado. Y finalmente me decidí: sería vegetariano e incluso me dejaría arrancar un brazo si con ello podría volver a verla.
A la mañana siguiente me duché y bajé hacia el salón para ver si me acompañaba alguien a mi primera cacería vegetariana. El sólo nombre hacía que se me pusieran pos pelos de punta, pero tenía que hacerlo. Por Alejandra.
Qué bien sonaba su nombre. Era tan bello como sus ojos…
- Sabía que lo harías – me gritó Alice en cuanto entré al salón
Allí estaba toda la familia reunida, mirándome expectantes.
- Sí – la contesté devolviéndoles la mirada – y me gustaría que alguno me acompañarais hoy a cazar. Por si me desvío…
- No te preocupes – dijo Carlisle acercándose a mí – iremos todos
- ¿Todos? – pregunté confundido. Allí estaba Nessie y no quería hacerla daño…
- Renesmee se quedará con Jacob – apresuró a contestarme Edward – Pero el resto iremos. Es más seguro…
Yo asentí y antes de poder preguntar cuándo saldríamos Alice se me adelantó.
- Podemos irnos ahora mismo – dijo emocionada tirando de su esposo, que todavía me miraba con desconfianza - así estaremos de vuelta a la tarde y podremos ir de compras. Porque déjame decirte – siguió mirándome – necesitas un fondo de armario nuevo, sobre todo después de ver que solo traías una maleta diminuta.
Me quedé paralizado. ¿Ropa? ¿Para qué quería yo ropa? Bueno, bien pensado sólo tenía pantalones, camisas y jerséis oscuros, y si quería impresionar un poco a Alejandra debería ponerme algo menos tétrico.
Corrí detrás de los Cullen unos cientos de kilómetros, bueno, en realidad detrás de los Cullen excepto Jasper, que parecía que no se iba a fiar de mí en la vida. Y aunque no le sobraban razones me estaba empezando a hartar de su comportamiento.
El aquelarre entero fue disminuyendo la marcha y entonces lo pude oler. Había una pareja de osos pardos adultos con un osezno, y por los gruñidos parecía que estaban peleando. Sin pensármelo dos veces me lancé hacia ellos y saltando ágilmente me colgué el cuello del macho, el ejemplar más grande y que más me atraía. Succioné ávidamente su sangre, pues ya estaba algo sediento. Y aunque al pasar por mi garganta calmaba parte de mis ganas de beber sangre humana no era lo mismo. Dejé el animal inerte en el suelo y lo miré fijamente. Me había bebido un oso enorme, con más sangre que cuatro humanos juntos, y mi sed no se había calmado, no del todo. Notaba unas pequeñas molestias que bien sabía yo que con un recién nacido pasarían por completo. Pero no podía hacerlo, no podía ir a buscar un humano. Alejandra merecía esto y mucho más. Sólo el verla de nuevo valdría la pena. Y si para ello tenía que alimentarme de chinches lo haría, o al menos lo intentaría…

.........................................................................................................

Bueno, bueno... ya vamos avanzando.... disculpen estos capis introductorios, pero obviamente no va a poder ver a Alex con tanta facilidad, ¿no?

Al fin y al cabo es un Vulturi....

besos!!!!

domingo, 14 de noviembre de 2010

Regalos de Irene Comendador

Estos son unos regalitos que Irene ha colgado en su blog para "todas sus mujeres"....
Muchas gracias Irene!!!
son preciosos....
y los pongo aquí para que todas mis seguidores disfruten de ellos conmigo...
Gracias!!!



Una carta para ti

Amanecí soñolienta y desconcertada
un sobresalto me saco del sueño
la sensación de soledad me había despertado
tú ya no estabas a mi lado

Comprobé la ausencia de tu cuerpo
y con un gran vacío en el pecho
tome el papel doblado que ocupaba tu puesto
con solo unas letras en el reverso

“Una carta para ti,
te doy la oportunidad de salir”


La carta

“Te siento seguro sobresaltada amor
ya sabes que lo mío no son las palabras
sabes que mis emociones no se dejan ver tan fácil
pero esta vez tengo que mostrarte el camino correcto
tengo que ser fiel a mis sentimientos

Te engañe en su momento con mentiras patentes
que aclarare ahora que tu esencia no noto presente
puesto que en un cara a cara estoy seguro
no podría abrirte mi alma ni por un solo segundo

¿Recuerdas cuando nos vimos por primera vez?
Se que pensaste que huía por no sentirme atraído por ti
pero solo fue por lo insignificante
y poca cosa que me sentía junto a ti

¿Recuerdas cuando hablamos por primera vez?
Creíste que salí corriendo por no querer estar cerca tuyo
pero solo fue por miedo a enamorarme más de ti

¿Recuerdas cuando te bese por primera vez?
Me retire rápido de tus labios de miel
con el mayor y mas devastador dolor en mi piel
solo porque sabía que un segundo más
y ya no podría aguantar ese pequeño roce
para hacerte mía y devorarte como simple aprovechado
y tú bella mía, no merecías tal profanación y grosería

¿Recuerdas cuando despertaste después de nuestra primera vez?
Sentiste el dolor del abandono por mi parte
creyendo que lo nuestro había sido algo pasajero
pero solo me fui por un simple hecho
el de saber que si te volvía a consumir
ya no podría vivir en el silencio de tus besos
porque querría todo de ti, todo hasta el fin

¿Recuerdas cuando te dije que mi accidente fue laboral?
La rotura de mis nudillos aplastados contra la pared
una mano rota y desecha, palpitante de dolor
producto de contemplarte llorando por la ventana de tu cuarto
sufriendo por uno de mis estupidos comportamientos
siendo yo el culpable de tales lagrimas consumiéndome por dentro

¿Recuerdas cuando salí corriendo al decirme que me amabas?
Fue la oportunidad que te ofrecí, que te rendí
para que tu vida no estuviese ligada al ser que fui
concediéndote una salida, una oportunidad para ser feliz
con alguien que tenga mas afinidad en tu mundo
con alguien que no sea tan insignificante como yo lo fui

Pero el monstruo, el ser irracional que habita en mi interior
me grita incoherencias, me suplica clemencia
para que el egoísmo se aloje en mí
y así cogerte para siempre bajo mi abrigo
hacerte mía de por vida, sin mirar nada, sin mirar mas allá

¿Es acaso que no te mereces nada mejor que yo, amor?
Me gustaría pensar que si
pero aquí, en estas últimas líneas te dejo mi corazón impreso
ya te lo entregue aquel día que sin saberlo mi vida
fuiste mi única guía, dejándome un pecho vacío y desecho

Recuerda amor que estarás mejor sin mí
no me tengas compasión porque solo quiero que seas feliz
con alguien que se asemeje más a ti
y no con este pobre desdichado e infeliz en el que me convertí

Me voy y te dejo para que vivas tu vida
una sin mi atormentada compañía

Si no estas de acuerdo con mi decisión
si crees que mi ausencia te causara demasiado dolor
solo has de llamarme en voz alta
y en tu puerta estaré reclamando tu perdón
llamando al timbre de tu corazón

Te quiero amor”


Con el dolor en mi pecho grite a pleno pulmón

¡¡¡Ven conmigo, por favor!!!.


“Ding_Dong”








Meme Harry Potter



Reglas del Meme.

*Agradece a quien te lo da.
Gracias Rochie!!
Harry Potter es otro de mis amores....

*Contestar a las Preguntas.
1- ¿Te gusta Harry Potter, por que?
Puff.... Es único.... La magia, la superación.... comencé a leerlo cuando era una niña y todavía me gusta rellerlo de vez en cuando.... y ya tengo entradas para el estreno!!!!
2- ¿Qué significa para ti la Saga de Harry Potter?
Durante algún tiempo fue la que me quitó el sueño... incluso mis primeras historias son de esta saga... (hasta ahora era un secreto, aunque no sé muy bien porque... XD)
3- ¿Cuál es tu libro favorito de la saga y por que?
El último.... Porque finalmente se hace justicia...
4- ¿Cuál es tu personaje favorito de la Saga?
Snape.... Cuesta creerlo pero sí... yo siempre sabía que él era el mejor....
5- ¿Quién es tu profesor de Hogwarts favorito y por que?
Jajaja... ¿Snape? No... McGonagall... ella es seria y sabia, y tiene todo lo que un buen profe debería tener...
6- Si puedieras vivir en el mundo de Harry Potter ¿qué serias, un mago o bruja, un mortifago, un elfo, un duende, un gigante o cualquier otro y por que?
Sería una bruja.... simplemente, ¿quién no ha soñado tener algún que otro poder?
7- ¿Has visto todas las películas de Harry Potter de hasta ahora, cuál es tu favorita?
La verdad es que no me han gustado mucho las adaptaciones, pero me quedaría con la primera.... es la más fiel al libro...

lunes, 8 de noviembre de 2010

Imprimado - Cap 02


CAPÍTULO 2: VUELTA A FORKS

Seis días habían pasado desde que volvimos a Volterra desde Forks, seis. Parecen pocos días para un vampiro que ha vivido decenas de años, pero a mí se me hicieron eternos. Estaba completamente confundido. No podía borrar de mi cabeza esos ojos verdes, ese espeso pelaje color caramelo. ¿Sería posible que me sintiera atraído por una loba, por una de nuestros mayores enemigos?
Andaba de un lado a otro del palacio como un zombi, ya nada me entretenía o divertía. Heidi se había dado cuenta de mi decaimiento y me traía hermosas mujeres para que me saciara con ellas de todas las maneras posibles. Pero yo simplemente no podía. Las veía y me imaginaba como sería verla a ella en su forma humana, las miraba a los ojos y recordaba el intenso verde de sus pupilas.
Sólo podía pensar en una cosa: volver a Forks y solucionar el asunto. No sabía cómo lo haría, puesto que sería raro explicárselo a Aro. Podría evitar que fuera o mucho peor, podría enviar a alguien a por ella. Porque aunque les habían dejado ir, estaba seguro que les encantaría acabar con ellos con cualquier escusa. Si no lo habían hecho ya era porque nos superaban en número y porque los temían, todo había que reconocerlo. Pero tenía que ir. Una vez allí no sabía lo que haría, sólo quería verla de nuevo. Lo demás lo improvisaría.
Así que hay estaba mi dilema, como conseguir ir a Forks. En un principio se me pasó por la cabeza pedir permiso para ir a vivir con los Cullen una temporada y poder así probar la dieta “vegetariana”. Pero siempre estaba en juego que Aro quisiera “leerme” y conocería toda la verdad. Y eso no podía permitirlo.
Mis pensamientos se vieron interrumpidos por Félix, quien venía a avisarme de que la comida estaba a punto de llegar. Le seguí por inercia, porque no me echaran de menos en el gran salón. No quería destacar justo ahora.
Una vez allí, y tras haberme bebido la sangre de tres deliciosos humanos (de verdad no entendía como los Cullen se querían perder esto) una conversación, o más bien discusión, entre Jane y Aro me llamó la atención.
- Basta ya Jane. La decisión está tomada y no vamos a cambiarla por el momento.
- Pero mi señor, hay que vigilarles. ¿Quién sabe si mienten? ¿Si están tramando algo? Son demasiado inteligentes, demasiado poderosos…
- Jane tiene razón – intervino Cayo – habría que mandar a alguien a vigilarles.
Jane asintió orgullosa de que alguien la apoyara.
- ¿E irías tú, Jane? ¿Vivirías con los Cullen? – la cuestionó Aro divertido sabiendo su respuesta.
Era mi momento, mi gran oportunidad, pero tenía que ser cuidadoso, que no notaran mi ansía por ejecutar la misión. Tenía que parecer que quería algo a cambio.
Jane, previsiblemente, se negó, y Aro pidió voluntarios. Tras unos segundos que se me hicieron interminables, di un paso al frente mostrando duda.
- Demetri. - susurró Cayo - ¿Qué te parece? – cuestionó a su hermano.
- No está mal. Te ha costado decidirte. – empezó Aro - Pero al final lo has hecho. Y me alegra, sé que puedes cerrar momentáneamente tu mente al poder de Edward. Así que no se hable más, mañana mismo partirás a Forks. Seguro que ya te están esperando. Y por favor, sé cuidadoso, no queremos enfrentamientos innecesarios. Tu misión allí será comprobar el crecimiento de la híbrida. Mantennos informados.
Dicho esto los tres hermanos salieron de la sala y todos los presentes se me quedaron mirando. Salí con la cabeza bien alta y me dirigí a mis habitaciones para hacer el equipaje. Una vez allí me felicité por mi buena suerte, ni yo mismo me creía que en unas horas estaría rumbo a Forks. Me concentré en la maleta, en lo que me llevaría. Estaría allí por unas semanas, no sabía todavía por cuanto tiempo, pero sí lo suficiente como para necesitar ciertas cosas. Empaqué bastante ropa, unos cuantos libros, mi ordenador portátil, el ajedrez heredado de mi abuelo y unos cuantos productos de aseo.
El viaje en avión fue aburrido y estresante. Estar entre tanto humano tan sabroso hacía que mi garganta ardiera. Tendría que alimentarme antes de acercarme a Forks. Ese iba a ser uno de los problemas principales entre los Cullen: mi dieta. Ellos no mataban humanos, ni toleraban que se matasen en su territorio. Así que me tocaría darme un gran paseo cada vez que quisiera alimentarme. Pero poder estar cerca de ella lo merecía. Poder volver a ver sus ojos, incluso tocar su hermoso pelo…
Fui sacado de mis pensamientos por una azafata. Me pedía que me abrochara el cinturón, pues estábamos a punto de aterrizar. Yo la sonreí y desplegué todos mis encantos con ella. Estaba decidido, ella sería mi alimento esa noche. La esperaría y la llevaría a un lugar apartado, donde disfrutaría de su dulce sangre. Luego me desharía de su cuerpo y pondría rumbo a Forks.
Peo mis planes se vieron frustrados al bajar del avión. En la zona de salida de pasajeros se encontraban Edward, Jasper y Alice Cullen. La enana daba saltitos emocionada y su novio me miraba de forma asesina. Edward, sin embargo, me esperaba tranquilo y con cara de póker.
- ¡Bienvenido! – me dijo Alice – Tardaste mucho en decidirte. Me volviste loca durante unos días.
La miré extrañado. ¿Es qué era así con todo el mundo? Tan amable y dicharachera. Si hace una semana intenté aniquilar a su familia…
- Hola. Imagino que sabéis porqué estoy aquí… - comencé pero enseguida fui interrumpido por Jasper.
- ¿La razón “formal” o la “informal”? – preguntó duramente.
Pero a mí no me amilanaban los tipos duros y tenía que dejárselo claro desde el principio. Pero antes de que le pudiera contestar Alice cogió mi equipaje y tiró de mí hacia donde tenían aparcado su coche hablando sin parar.
- Disculpa a mi esposo. Piensa que toda la historia de Alex es un invento. Que solo es un maquiavélico plan de los Vulturi para terminar lo que empezaron. Pero Edward y yo sabemos que es cierto. Y Sam y Jacob también. Nosotros te hemos “leído” a ti y ellos a Alex.
Una palabra se quedó grabada en mi mente tras la confusión de ser aceptado por dos de los Cullen: Alex…
- ¿Alex? – pregunté tragando saliva esperando que me confirmara mis sospechas.
- Alejandra. Ese es su nombre – me contestó Alice sonriendo y abriendo el Volvo de Edward.
Alejandra… Alejandra… Un bello nombre para una bella mujer. Y es que aunque no había visto su forma humana todo en mí me decía que ella era hermosa. La criatura más hermosa que ha pisado la faz de la Tierra.
Escuché una risita mal disimulada por parte de Edward y me di cuenta de que estábamos ya en la carretera rumbo a la mansión Cullen.
- ¿Te hago gracia? – le pregunté molesto. Seguro que él pensaba lo mismo de su esposa y no por ello yo me descojonaba en su cara.
- Pues sí. Me haces gracia. Y sí, pienso lo mismo de Bella. Ahh, gracias por no descojonarte – terminó divertido.
Yo me debatí entre darle un puñetazo en su cara de listillo o reírme. Pero finalmente me quedé callado. Lo del puñetazo no era buena idea. Él y Alice lo vendrían venir y Jasper, que iba a mi lado, estaba deseando que diera un paso en falso para lanzarse a mi cuello. Y lo de reírme, bueno, tampoco era tan malo, pero pasaba de mostrar mis sentimientos más de lo que ya lo hacía.
El camino hasta la mansión Cullen fue en completo silencio, sólo roto por los tarareos de Alice, que cantaba dulcemente varias canciones ya pasadas de moda. La verdad es que me estaba empezando a caer bien.
Al llegar visualicé con mi poder al resto de la familia Cullen en el salón junto con uno de los perros. Vi como Edward hacía una mueca ante mi comentario despectivo y me regañé mentalmente. No podía seguir tratándolos así, mi Alejandra era uno de ellos y aún así era el ser más bello del planeta. ¡Mierda! ¡Deja de pensar eso! Sólo la has visto una vez, y ni siquiera en su forma humana…
Seguí confundido por mis sentimientos a Alice y Edward hacia la casa mientras que Jasper me seguía a mí como si de un delincuente se tratara. No llevaba ni una hora con él y ya tenía ganas de patearle el trasero. Peor no podía culparle, al fin y al cabo yo era miembro de algo odiado para ellos, algo que intentó destruirlos días atrás: la Guardia Vulturi.
Como ya había predicho segundos atrás, todos los Cullen estaban esperándonos en el salón de la gran casa. Carlisle y Esme, Rosalie y Emmett, Bella y su pequeña hija, y el perro, todos como si fueran una familia humana normal y corriente.
- ¡Papi! – gritó la pequeña Renesmee en nuestra dirección intentando escapar de los brazos de su madre, que la aprisionaban fuertemente contra ella.
Era una niña hermosa y había crecido bastante desde la lucha, o bueno, la “no lucha”.
- Mi bebé, te eché de menos – dijo Edward acercándose a ella y cogiéndola entre sus brazos.
- Sólo fueron dos horas y diecisiete minutos papi – le contestó ella riendo porque su padre la estaba haciendo cosquillas.
Esa escena me enterneció. El amor desbordaba por toda la habitación gracias a esa pequeñina y enseguida me imaginé una niña parecida, más morena, hija mía… Sacudí mi cabeza para deshacerme de esos pensamientos. ¿A quién se le ocurría semejante estupidez? Cómo si no tuviera ya suficientes problemas…
Cuando Edward dejó de hacerla cosquillas sus pequeños ojos marrones se fijaron en mí y su padre la contestó a lo que yo suponía una pregunta mental.
- Él es Demetri, Nessie. Se va a quedar un tiempito con nosotros.
La pequeña acarició la cara de su padre y él la miró sorprendido. Alice soltó un pequeño gritito y asintió en su dirección. Fue entonces cuando Edward se acercó hacia mí lentamente.
Toda la familia se tensó al instante, mientras él no dejaba de acercarse con la pequeña en brazos.
- Ni se te ocurra – siseó Rosalie intentando acercarse. Pero su marido la tenía bien agarrada.
Bella y el perro también me miraban como si quisieran asesinarme, y ni qué decir Jasper, que se había colocado a mi lado derecho.
Yo no entendí muy bien lo que pasaba hasta que tuve a la pequeña a menos de medio metro de mí.
- Hola Demetri – me dijo sonriendo y estirando sus bracitos hacia mí. Yo la cogí después de que Edward asintiera y ella posó una de sus manos sobre mi mejilla - ¿quieres ser mi amiguito?
En ese momento una extraña imagen cruzó mi mente. Estábamos los dos jugando a las muñecas en el suelo de una habitación muy sobria y al segundo siguiente jugábamos a la pelota con Emmett y Jasper.
- Mierda – dije sorprendido por su don.
Era poderosa, y tan pequeña. Olía tan bien, pero no comestible, era diferente. Algo en ella me llamaba a complacerla, a aceptar todos sus deseos. Creo que me estaba encariñando con esa pequeña y no la conocía ni cinco minutos ¿Qué estaba pasando conmigo? ¿Me había vuelto un sentimental?
Ella se removió entre mis brazos y me di cuenta de que no había contestado a su pregunta. Aparte de que todos nos miraban expectantes.
- Claro que sí, pequeña. Seré tu amigo… - la contesté suavemente intentando sonreírla.
- ¡Bien! Vamos, que te presentó a mi mamá y a Jake.
La bajé al suelo y cogiendo mi mano me arrastró hasta el centro de la sala.
- Mami, mami. Él es mi nuevo amigo Demetri. – dijo dirigiéndose a Bella – Salúdale ma…
- Demetri – dijo Bella sorprendida por mi actitud y la de su hija. – Espero no tener ningún problema.
- No te preocupes, señora Cullen – dije intentando bromear con Edward mentalmente por la escena del coche – no os haré daño alguno.
Pero la pequeña Renesmee no me dejó decir nada más porque enseguida tiró de mí hacia el perro.
- Jake, mira, tengo un nuevo amiguito para jugar…
Jacob se acercó a ella y la cogió en brazos, y luego dirigiéndose a mi me saludó con un movimiento de cabeza. Me volví hacia el resto de la familia mientras ellos salían de la sala.
- Eres bienvenido siempre y cuando cumplas un par de normas - comenzó Carlisle seriamente pero sin resultar agresivo – La primera de ellas es no matar a ningún humano en lo que estés aquí y la segunda no acercarte a la reserva quileute.
- Pero… - comencé contrariado, pero enseguida me callé al ver las miradas iracundas de la mayoría del aquelarre Cullen.

lunes, 1 de noviembre de 2010

SORTEO INTERNACIONAL 100 SEGUIDORES


SORTEO 100 SEGUIDORES


el blog ha llegado a la estimable cifra de 100 seguidores!!!! por ello me he decidido a hacer un sorteo internacional para que puedan participar todo aquel que quiera y celebrarlo conmigo!!!!

¿Qué se sortea?
3 lotes de 10 marcapáginas cada uno, todos ellos hechos por mis manitas….
Por lo tanto, habrá 3 ganadores

¿Cuándo se sortea?
25 diciembre (día en que se cumplen 6 meses de vida del blog)

- Mano inocente: random.org
- Ámbito internacional
- Requisitos: ser seguidor del blog

- Para participar: mandar un correo a saisy_06@hotmail.com (asunto: SORTEO 100 SEGUIDORES) con los siguientes datos:
*Nombre y URL del perfil blogger
* Puntos extras + links que los acrediten

- Cómo conseguir puntos extras (completamente opcionales):
+5: entrada anunciando el concurso en blog propio
+3: llevarte el banner del concurso a tu blog
+2: agregarnos en facebook (Cientos DeMiles DeHistorias)
+3: anuncio en facebook del concurso
+1: responder a la siguiente pregunta: ¿cómo conociste el blog? (sinceramente por favor, no tengo ningún problema con que haya sido gracias al sorteo)
Total máximo de puntos a conseguir: 14 + 1 (este punto será otorgado siempre por participar)

Todos los puntos se convertirán en papeletas, cuyos números serán enviados al participante antes del sorteo. Por favor, si el día antes del sorteo (24 diciembre) no he contestado a vuestro email hacédmelo saber mandándome otro o bien posteando esta entrada.

Imprimado - cap 01


IMPRIMADO

“Estaba completamente confundido. No podía borrar de mi cabeza esos ojos verdes, ese espeso pelaje color caramelo. ¿Sería posible que me sintiera atraído por una loba, por una de nuestros mayores enemigos”




CAPÍTULO 1: SUS OJOS

Avanzábamos sigilosamente hacia el claro del bosque en el que se habían congregado los Cullen y sus aliados. Podía oler perfectamente todas y cada una de sus fragancias y situarles mentalmente en el espacio como si de un plano en 3D se tratase. Y es que ese era mi don. Saber donde se encontraba cada uno en cada momento, por muy alejado que se encontrara de mí yo podría encontrarlo. Era un rastreador, uno de los mejores.
Gracias a mi excepcional poder los Vulturi me habían aceptado en su guardia, y aunque muchos nos temían o nos odiaban era un honor estar donde yo estaba. Nos encargábamos de controlar y castigar a aquellos vampiros que desafiaban las normas, justa o injustamente, eso era lo de menos. El caso es que gracias a nosotros seguíamos siendo invisibles para los humanos.
Aparecimos en el claro con el gran ritual que nos caracterizaba, en perfecta formación de ataque y, a su vez, defensa. Aro, Cayo y Marco se encontraban en el centro, y los puestos más cercanos a ellos los ocupábamos sus guardias estrella: Renata, Alec, Jane, Félix y yo, Demetri. Cada uno de nosotros contábamos con un gran don y éramos piezas clave en el clan Vulturi.
Ante nosotros el enemigo a batir, los transgresores de las normas: el aquelarre Cullen y sus aliados, más de veinte vampiros que morirían junto a ellos si la cosa se ponía difícil. Pero su aniquilación no sería complicada una vez Alec les desposeyera de sus sentidos. Porque eso es lo que haríamos, aniquilarlos uno por uno y rápidamente en cuanto Aro diera la orden. El principal problema consistiría en los lobos. Había diecisiete de esas bestias flanqueando a los Cullen. Había oído hablar de ellos pero nunca antes me había cruzado con uno. Tenían un porte majestuoso y parecían realmente fuertes. Pero la naturaleza era sabia y jugaba a nuestro favor. Un poco de ponzoña corriendo por sus venas y estarían muertos en cuestión de segundos.
Comencé a analizarles uno por uno. El desmembrar vampiros indefensos no era nada divertido. Sin embargo, el luchar a vida o muerte con un par de esas fieras bestias sí lo sería. Al cuarto animal mis ojos se encontraron con los suyos. Eran enormes, de un color verde brillante, y en el mismo momento en que nuestras miradas se cruzaron algo nuevo nació en mi interior. Sentí como todo mi ser se removía y mi mundo se puso patas arriba en cuestión de segundos. Ya no oía las voces que momentos antes se escuchaban a mi alrededor, los alegatos de uno y otro bando. Ya no me interesaban las acusaciones de Aro y Cayo, ni las mentiras que habían urdido para deshacerse de sus potenciales enemigos. Tampoco me llamaban la atención las defensas bien construidas de los Cullen. Desde ese mismo momento no pude despegar mi mirada de esos dulces ojos. Quería correr a su lado, tocar esa pelambrera de color caramelo…
¿Pero qué demonios estaba pensando? Ella era una loba, una enemiga, algo antinatural… Porque esas eran las tres únicas cosas claras en este asunto: era una loba, mi instinto me lo decía; era mi enemiga, nuestras especies jamás coexistirían; y era antinatural, como yo mismo…
Aún así no podía dejar de mirarla, y sentía como ella me miraba a mí. El lobo más corpulento, el que parecía dirigir la manada, la gruñó para que prestase atención y me entraron ganas de saltar a su cuello. ¿Cómo se atrevía? Pero me contuve, a lo que me ayudaron mis largos años de duro entrenamiento en la guardia. Como ella había hecho, me obligué a prestar atención a la disputa, que ya estaba durando demasiado.
Lo que vi y oí me dejó estupefacto. Aro estaba dando a Edward la oportunidad de explicarse, estaba leyendo sus pensamientos. Quedó impresionado por lo que estos le revelaban y decidió conocer a su hija: Renesmee, la fuente del problema. Para ello hizo que Félix y yo le acompañáramos al centro del claro. De su parte se adelantaron Bella, Emmett y uno de los lobos que respondía al nombre de Jacob. Su naturaleza estaba empezando a interesarme y dejé mi mirada vagar hasta esos ojos que segundos antes me habían aprisionado. Volví de nuevo la vista al frente para notar cómo Edward me miraba.
- Tienes unas compañías de lo más interesantes – le dije mientras intentaba cerrarle mis pensamientos.
El perro me gruñó, a lo que yo contesté con una sonrisa más amplia. Si algo había aprendido estos años era a simular serenidad y superioridad ante el enemigo.
Cuando Aro pidió conocer, es decir, poder tocar a la niña me fijé por primera vez a fondo en ella. Era una belleza, con ricitos color cobre heredados del padre, cayendo alrededor de su carita angelical. Tenía una pequeña sonrisa, como si supiera que tenía que mostrar entereza. Sin dudarlo acercó su manita al rostro de Aro, enseñándole sus pensamientos a través de su don. No sé lo que vería, pero una idea referida los lobos se le pasó por la mente. Parecía que quería tenerles en la guardia, convertirles en sus esclavos. Pero Edward se negó y la manada se puso a la defensiva. Ese pensamiento hizo hervir mi sangre. No la tocarían, ningún sucio vampiro pondría las manos sobre ella.
Pero mis pensamientos homicidas hacia mis hermanos se vieron interrumpidos por la vuelta de Aro al grupo. Una vez allí comencé a divagar de nuevo sobre ¿mis sentimientos? No, no podía ser. Seguro que ellos me habían hecho algo. Tenían que tener un don que me hubiera confundido. No podía estar pensando en salvarla, en enfrentarme a mis amigos y hermanos por ella, ni siquiera la conocía. Sin embargo, desvié de nuevo la vista hacia ella, hacia esos hermosos ojos que no podía sacar de mi cabeza. Allí seguía, plantada desafiante ante nosotros, sus peores enemigos, sin mover un músculo de su cuerpo, sin demostrar el temor que probablemente sentiría. Sólo salí de mi ensimismamiento cuando Félix me dio un codazo tras la deliberación final.
Se decidió castigar a Irina, la informante. Ella había ido a Volterra en busca de venganza, queriendo destruir al clan Cullen. Y había sido la escusa perfecta para la lucha. Pero ahora ya no servía y moriría, como muchos antes lo habían hecho. Eso enfureció a las filas enemigas, caldeando un poco el ambiente. Pero los ánimos se calmaron. Carlisle siempre conseguía tranquilizar y sosegar a los suyos.
Así que se procedió al llamamiento de los testigos, que corroboraron que la niña era mitad humana mitad inmortal. Aún así, Aro y Cayo no se mostraban dispuestos a perdonar, y los Cullen lo sabían. Mientras los primeros deliberaban pude ver como los segundos se despedían y se daban ánimos. Yo miré a mi loba, sí, por muy extraño que parezca la consideraba mía, y al sentir su mirada clavada en mí me juré que la protegería con mi vida en la inminente lucha.
Cuando la decisión estaba tomada, aniquilamiento, por supuesto, Jane y Alec procedieron a anular sus sentidos y proferirles un poco de dolor inicial. Pero no sucedió nada. Notaba a ambos hermanos concentrarse inútilmente. Era como si una barrera invisible les impidiera llegar hasta ellos. De pronto una imagen llegó a mi mente. Bella no podía ser torturada por Jane. ¿Y si había logrado perfeccionar su don? Era increíble, y en vez de enfurecerme como el resto de mi bando, me sentí aliviado. Ella no sufriría ningún daño. Por ahora.
Oí perfectamente como los Cullen montaban su ataque. Con nuestros dones más poderosos anulados solo nos quedaba la parte física, en la que tampoco éramos principiantes. Escuché como Bella le pedía a Edward que se encargara de mí. Genial. ¿Qué la habría hecho yo a esa? Con todas mis fuerzas le grité mentalmente mis planes pacíficos, pero aún así me preparé para la lucha.
Cuando Aro, Cayo y Marco estaban a punto de declararles como muertos, apareció Alice. Esa pequeña siempre tenía la cualidad de sorprender a todo el mundo, y esta vez no era menos. Traía con ella una prueba irrefutable de la inocencia de la niña, un híbrido como ella.
Ante este descubrimiento Aro no pudo más que “absolver a los Cullen de todos sus pecados”. Me reí internamente de mi propia broma, sabiendo que por ahora ella estaba a salvo.
Antes de marcharme, siguiendo al resto de la guardia, volví la mirada hacia su posición, pero ella había desaparecido. Un gran vacío apareció en mi pecho, donde se supone que estaba situado mi corazón. Quería volver a verla, una última vez, despedirme de ella antes de volver a Volterra. Pero no podía ser, tendría que contentarme con su recuerdo.

........................................................................................................

Hola!!!!

aquí os traigo esta nueva historia.... protagonizada por mi Vulturi favorito: Demetri....

espero que os guste, o al menos que no os disguste... XD

besos!!!!