Seguidores

lunes, 23 de agosto de 2010

Eco de luz - Cap 25




CAPÍTULO 25: LUNA DE MIEL (JASPER)

Era el día en que mi pequeña Nessie se casaba con Jacob. No me podía creer lo deprisa que estaba pasando todo. Si hace apenas cinco años era una niñita tan linda con sus coletitas… En fin, todos crecíamos, sobre todo ella, que lo hacía a super velocidad.
Estaba esperando a Danielle, que había ayudado a Nessie con el vestido junto con las demás mujeres de la casa. Cuando bajó las escaleras me quedé anonadado. Estaba hermosísima, con un vestido granate por encima de la rodilla que se pegaba a sus curvas de una forma maravillosa. La cogí de la mano y nos dirigimos hacia los asientos del jardín que teníamos reservados.
Una vez allí noté como Jacob estaba más nervioso de lo que podría aguantar por sí solo, así que comencé a intentar tranquilizarle, cosa algo difícil ya que mi don no afectaba demasiado bien a los licántropos. Pero él lo notó y nos dirigió a Danielle y a mí una mirada de gratitud mientras nos sonreía.
De pronto comenzó a sonar la macha nupcial y aparecieron ante nuestros ojos mi bella sobrinita y Edward. Ambos venían nerviosos también, pero radiantes de felicidad. En un segundo la felicidad de Edward se vio eclipsada por una oleada de furia, lo que ocasionó que gruñera por lo bajo y que todos nos riéramos. El gruñido iba inconfundiblemente dirigido a Jacob, que se comía a Ness con la mirada. A mí tampoco me hicieron mucha gracia los sentimientos de lujuria y pasión que desprendió, pero me controlé al recordarme que ya era toda una mujercita, nos gustara a nosotros o no.
La ceremonia transcurrió de forma sencilla, sin ninguna complicación. Ambos novios leyeron sus votos y pronto se dio paso al banquete.
Los humanos y licántropos presentes, entre ellos los novios, comieron abundantemente mientras nosotros reíamos y charlábamos. El centro de las bromas de Emmett era Edward, quien iba perdiendo poco a poco la paciencia con nuestro hermano. Y aunque era el amor y la felicidad las que predominaban en el ambiente, paulatinamente fue creciendo el sentimiento de la tristeza, unido por la nostalgia que todos sentíamos al saber que pronto Nessie partiría con su esposo.
Al llegar a la tarta de bodas todos cogimos un pedacito y comimos un poco. Estaba completamente asqueroso, pero era la tradición. En el momento del brindis Jacob y Nessie se levantaron y pidieron atención.
- Primero de todo, gracias por acompañarnos en este día tan especial – comenzó Jacob mientras pasaba un brazo por la cintura de Nessie pegándola a su cuerpo – Hoy Nessie es mía, mi esposa, mi otra mitad… Bueno, siempre lo ha sido, pero hoy le queda claro al mundo. Mi Renesmee – siguió mirando a su ahora mujer a los ojos – eres lo más bello de esta vida, la luz que ilumina mi camino. Hace ya muchos años, cuando te vi por primera vez en brazos de tu tía mi mundo cambió por completo. Te amo.
Nessie no le dejó continuar porque se había lanzado contra sus labios y le devoraba apasionadamente bajo la atenta mirada de un Edward nada feliz. Yo tampoco estaba muy dichoso, que digamos, esa pareja destilaba lujuria por todos sus poros. Menos mal que cuando comenzaron los aplausos y los silbidos se separaron y enseguida pudimos ver como ambos se sonrojaban por completo debido a la vergüenza de haber sido tan fogosos y a la ola de pudor que les mandé como pequeño castigo.
En ese momento Danielle soltó un suspiro y apoyó su cabeza en mi hombro, mientras sentimientos encontrados se apoderaban de su cuerpo. Estaba feliz por los novios, a los que había llegado a amar, pero también sentía cierta envidia por ellos, por su amor tan puro. No pude por más que abrazarla y enviarla mi amor como mejor sabía, a través de mi don. Danielle se volvió hacia mí y comenzó a darme pequeños besos mientras yo intensificaba nuestras emociones.
Nos separamos e hicimos de anfitriones hasta que el último invitado se hubo marchado. Los últimos en irse fueron Jacob y Nessie, camino de su luna de miel en Andorra. Habían elegido ese destino por sus enormes bosques, y porque Jacob decía que cuanto más frío hiciera mejor. Esas declaraciones no fueron muy bien tomadas por los hombres de la familia, que ya nos imaginábamos los beneficios de un destino frío.
Tras ayudar a Esme a recoger la casa y el jardín nos escapamos al bosque. Una vez allí Danielle se lanzó sobre mí y comenzó a besarme apasionadamente, enroscando sus piernas en mi cintura.
- Danny, amor… - le dije jadeando – Para un segundo, que tengo que decirte algo…
Se bajó sorprendida y asustada ante mi intento de ponerme serio y la duda se apoderó de su bello cuerpo.
- Ohh… No pequeña. No te asustes. Es algo bueno – la tranquilicé sonriendo.
La cogí de las manos y la atraje hacia mi cuerpo, y acercando su rostro al mío deposité un suave beso en sus labios.
- Estos días he estado pensado en nosotros, en que necesitamos un tiempo a solas. –iba a protestar, pero la interrumpí poniendo un dedo sobre sus hermosos labios – Sé que somos muy felices con mi familia, nuestra familia. Pero quiero estar a solas contigo. Por ello, he preparado nuestra propia “luna de miel”.
Se quedó sorprendida, pero enseguida se acercó a mí para preguntarme.
- Y ¿adónde iremos, apuesto novio mío? – dijo de un modo muy sexy.
- ¿Qué te parece Vancouver? Tengo allí una pequeña casita, en medio del bosque…
- ¡Perfecto amor! – me dijo entusiasmada - ¿Cuándo nos vamos?
- ¿Qué te parece ahora? – le pregunté atrayéndola hacia mis labios.
Sin contestarme salió corriendo hacia la casa y comenzó a preparar las maletas y tras despedirnos de la familia nos dirigimos echando una carrera hacia Canadá. Yo cargué con el maletón que había preparado, que no entendía muy bien qué demonios había empaquetado.
A las tres horas de carrera sin descanso llegamos a la cabaña, por lo que frené y Danielle me imitó.
- Ven – la llamé ofreciéndola la mano – Quiero que entremos juntos en ella.
Nos cogimos de la mano y juntos entramos en el claro. Se quedó sorprendida por el aspecto de la casita, construida en piedra y pizarra. Nos acercamso y tras desconectar la alarma entramos en ella.
Estaba todo como lo recordaba. La última vez que vinimos lo hicimos con Nessie cuando aún gateaba. Cuando volví al presente Danielle estaba contemplando unas fotos mías con Alice llena de pena.
- Podemos quitarlas si te molestan – la dije suavemente intentando ocultar mi dolor por si decía que sí.
- Claro que no amor. Ella es una parte importante en tu vida, y siempre tendremos algo que nos la recuerde.
Esa respuesta me sorprendió. Era completamente sincera y llena de amor. En ese momento lo comprendí todo. Danielle me amaba por encima de todo y yo a ella. Nunca olvidaría a Alice, pero mi corazón era ahora de otra persona.
Dejé caer la maleta con un gran estruendo y me lancé sobre ella sin dudarlo chocando nuestros labios en el vuelo hacia el sofá. El beso de intensificó y la pasión desbordaba todos nuestros sentidos. Danielle me devolvió el beso con la misma intensidad y enrolló sus piernas entorno a mi cuerpo, frotándose fuertemente contra mi excitado miembro. Jadeé de la impresión y bajé mis labios hacia su cuello besando casda porción de piel que encontraba en mi camino.
- Vamos a un dormitorio Jass…
Enseguida obedecí, portándola velozmente hacia el piso superior. De una patada abrí la puerta de uno de los dormitorios y a los dos segundos estábamos sobre una mullida y cómoda cama de enorme tamaño. No me pude contener debido a la lujuria que irradiábamos y rasgué su vestido de arriba abajo, comenzando a lamer desesperadamente sus hinchados pezones. Mientras mis labios y mi lengua trabajaban lenta pero ardientemente sus pechos, bajé una de mis manos hacia su húmedo centro. Tras romper sus braguitas hundí dos dedos de golpe en su interior, haciendo que soltara un gran jadeo. Comencé a moverlos a un ritmo endiablado, mientras que con mi pulgar acariciaba su clítoris para intensificar el placer. En ese momento se me ocurrió utilizar mi don y llevarnos hasta el borde de lo que podíamos sentir psicológica y físicamente. Subí mis labios hasta los suyos cuando sentí que se estaba acercando al orgasmo y la besé con gran intensidad masajeando alternativamente sus pechos con mi mano libre. A los pocos segundos sentí como el orgasmo llegaba a su cuerpo y como se dejaba llevar gritando entre jadeos mi nombre.
Me tumbé a su lado sin separar mis labios de la adictiva piel de su cuello mientras se recuperaba. Tres segundos después me empujé suavemente y se colocó a horcajas sobre mí, introduciendo mi miembro en su interior suavemente. Noté su confusión y me di cuenta de que estaba completamente desnudo. No me acordaba de cuando me había deshecho de mis ropas, pero poco importaba. Una sonrisa surcó mi rostro ante tales pensamientos mientras llevaba mis manos hacia su cintura para poder marcarle el ritmo. Sus manos se apoyaron en mi estómago y comenzó a moverse suavemente, siguiendo mis indicaciones. Unió nuestras bocas y nos besamos dulcemente durante unos segundos, pero enseguida volvió a la posición anterior. En un claro intento de volverme loco por completo comenzó a acariciarse los pechos lentamente primero, y según subía el ritmo de los movimientos de sus caderas subía el de sus manos. Comenzamos a gemir debido a la fricción de nuestros cuerpos, y yo al ver como se tocaba a ella misma. Me estaba haciendo perder la cabeza de placer.
De pronto mi cerebro me ordenó tener esos pezones entre los labios y no pude contenerme mucho más. Me lancé sobre ellos hambriento, como si nunca antes lo hubiese probado. Danielle soltó una pequeña carcajada de triunfo, pero poco me importó. Yo ya tenía lo que quería, a ella.
A los pocos segundos llegamos juntos a la cima, gimiendo y jadeando en busca de aire como sencillos humanos. Danielle cayó agotada sobre mí y nos tapé a ambos, sin dejar de acariciar sus curvas, con una mantita.
- Tendré que comprarte un vestido nuevo. Te veías preciosa en él – comenté riendo suavemente.
- Uno o un par… - me contestó mientras volvía a atacar mis labios y lanzaba la manta al otro lado de la habitación de una patada.
.........................................................................................................
Hola!!!!
Aqui estoy de vuelta con las publicaciones!!!!!
y mañana sabremos quien es el ganador del concurso!!!!
espero que os guste....
un beso!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario